Los rumores siguen siendo pan de cada día en torno a Necaxa, que se ha convertido en uno de los equipos más interesantes en este mercado de fichajes debido al nuevo poder adquisitivo que tendrá con la llegada de los nuevos inversionistas. De momento, son ya tres los refuerzos que tiene Guillermo Vázquez en los nombres de Vicente Poggi, Luis Quintana y Fernando González, quienes ya trabajan en las instalaciones de Casa Club con la intención de ponerse a punto lo más rápido posible y adaptarse a sus nuevos compañeros.
En tanto, la directiva sigue trabajando fuertemente, tratando de conseguir más nombres que lleguen a sumar calidad al plantel y, en las últimas horas, dos nombres han sonado fuerte para llegar a los Rayos. El primero es un consentido de la afición aquicalidense, ya que Luis Felipe Gallegos ha sido el principal nombre que suena para llegar a Necaxa, recordando que tuvo un paso glorioso en Aguascalientes, siendo de los pilares en el ascenso, que incluso marcó el gol definitivo, y luego formando parte de los estandartes en la primera división en los primeros años. Gallegos partió a San Luis, en donde las lesiones no lo han dejado mostrar el nivel que tenía en Necaxa, y por eso estaría buscando regresar al equipo de sus amores, además de que se sabe de su gran relación con Memo Vázquez. Los rumores aumentaron una vez que, en días recientes, el chileno inauguró su barb shop en Aguascalientes, que podría sumarse a la lista de motivos para regresar a Necaxa.
El otro nombre que suena fuerte es el mediocampista ofensivo Alan Medina, que actualmente juega en América. El extremo mexicano destacó en Toluca gracias a su explosividad, velocidad y buen toque de pelota que lo llevaron al cuadro azulcrema, en donde tuvo casi nula participación debido a la competencia que tiene ese plantel. En busca de que sume minutos, las Águilas prestarían a Medina y parece que el destino más probable es Necaxa, que tiene una falta de jugadores explosivos llamativa y que sería perfecto lugar para Medina en miras de recuperar nivel, recordando que Sebastián Córdova pasó por una situación similar, al venir en préstamo a Necaxa para luego ser titular en América.