Aunque la inflación que se alcanzó hasta febrero pasado es de 3.76%, calificada como la más alta desde octubre del año pasado cuando se posicionó por arriba del 4%, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio local, Humberto Martínez Guerra, expresó que se está haciendo lo posible por mantenerla a la baja, aunque, por lo pronto, está dentro del rango que se había estimado para este año.

Un punto a favor que podría ayudar a la recuperación de la crisis que, como se había advertido, tendría que haber sido combatida al menos en el primer semestre de este año, es que no se ha reportado escasez de productos a pesar del alza reportada en los combustibles, por lo que el tener abasto de artículos, particularmente alimentos, ayuda en gran medida a que no se eleve la inflación.

No obstante, el comerciante en general debe tomar sus previsiones, toda vez que, por anticipado, se advirtió que este 2021 sería complicado y la situación es latente, pues no ha habido reactivación plena en la gran mayoría de los giros, pero tienen como reto mantenerse en el mercado.

“Debemos tener claro todos, comerciantes, industriales y compradores, que estamos viviendo una crisis económica grave, y que va a tardar un rato su recuperación”, a lo cual deberá hacerse frente con paciencia y estrategia.

Martínez Guerra comentó que, para el caso particular de Aguascalientes, se tiene el impulso de los gobiernos estatal y del municipio capital, que cuentan con programas para los empresarios, sobre todo los de menor tamaño. Además, se debe hacer notar que, a pesar del embate económico, de los aproximadamente 13 mil negocios que desaparecieron el año pasado en Aguascalientes, a la fecha se han reabierto unos ocho mil, pero “de todas formas, esa caída de negocios y resurgimiento de otros, ante la caída terrible que sufrieron, es algo que lleva tiempo, pues, siempre, un negocio que nace tarda en crecer y en desarrollarse”.

Lo que se espera también es que el Banco de México, como regulador de la economía, tome las medidas necesarias para controlar la inflación, porque, de ser alcista, “terminaremos por empobrecernos todos”.