Diana Gante 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los costos asociados y de logística que tendrá Gas Bienestar para el reparto de cilindros de gas LP en la Ciudad de México no son reconocidos en su totalidad en su modelo de negocios, por lo que se convertirá en un subsidio por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Ramsés Pech, analista del sector energético, explicó que Gas Bienestar deberá contar con personal que transporte los cilindros diariamente, además de tener personal que se dedique a la distribución, lo que implica un alto costo en combustibles para el traslado.

Por ejemplo, la promesa de la empresa es la distribución de 4 mil 800 cilindros por día, por lo que si a cada camión le caben 40 tanques, será necesario un total de 120 vehículos para el reparto en los hogares, y esos mismos deberán viajar diariamente para surtir los tanques en las plantas de distribución en Hidalgo y regresar nuevamente.

“Esto significa una logística de planta de distribución de Hidalgo a Ciudad de México, a usuarios finales y de regreso a la planta para el llenado de tanques.

“Esto tendría un alto costo de combustibles; a menos que en la Ciudad de México realicen un almacenamiento de, cuando menos, tres días de logística, alrededor de 15 mil tanques llenos para mover”, dijo Pech..

Agregó que se debe ver en qué zona sería, y que cuente con los permisos por parte de Protección Civil, CRE y ASEA.

Además el 60 por ciento de la flota de la empresa deberá estar destinada para mover los cilindros de la planta al almacén y el restante para reparto en la ciudad”, apuntó Pech

Tan solo el traslado del centro de la Ciudad de México a alguna de las dos plantas de distribución en Tepeji del Río y Tula, en Hidalgo, podrían tomar de 3 a 4 horas, y lo mismo para el retorno.

El pasado viernes Gas Bienestar arrancó con la fase de prueba en la venta del energético en la alcaldía Iztapalapa, el precio por kilo de gas LP con la empresa estatal fue de 20 pesos, el precio máximo en que pueden comercializarlo los privados es de 22.38, es decir, una diferencia de 2.38 pesos.

Pech explicó que la empresa estatal no requiere incluir en su costo el retorno de la inversión en los activos como camiones, cilindros y plantas como cualquier otra empresa, debido a que los recursos provienen de Pemex, que tiene un presupuesto asignado.

“El privado tiene que retornar el dinero que utilizó para apalancar y considerarlo dentro del costo.

“Gas Bienestar no reconoce costos debido a que no tienen que retornar la inversión, como cualquier otro participante dentro del mercado, es una empresa que tiene un fondo perdido para apalancar el negocio”, apuntó.