Nuevo incremento en los precios de las gasolinas se prevé para todas las marcas, distintas a Pemex ahora con el cobro del almacenamiento del combustible por parte de la paraestatal por el uso de sus terminales, señalaron empresarios gasolineros.

Afirman que ante la desesperación de Pemex por generar ingresos, ahora Petróleos Mexicanos implementó el cobro de tickets que tiene que ver con la cuestión del almacenamiento de la gasolina, lo cual impacta sobre todo a las marcas distintas a la de la paraestatal, ya que aún no cuentan con infraestructura en cuanto a terminales para guardar la gasolina. “Ahora quieren cobrar a todas las demás marcas el almacenamiento, porque como no hay infraestructura en el país y es lo que hace falta, pero Pemex no suelta los permisos y es una cadena viciosa”.

Destacan que Pemex cuenta con terminales de almacenamiento en el país que son obsoletas y la paraestatal quiere cobrarles a las compañías extranjeras por usar su almacenamiento, lo cual es un tema que necesariamente va a repercutir en el precio público al final del día; “alguien lo tiene que pagar y va a ser el público consumidor”.

Detallan que esta medida ya entró en vigor desde el pasado 1º de julio, sin embargo, las compañías todavía no lo han impactando en el precio al público consumidor y están tratando de negociar con Pemex; “pero estamos esperando que de un día para otro lo pongan”.

Asimismo, los franquicitarios reconocen que prácticamente los precios de los combustibles ya llegaron a los precios que estaban antes de que iniciara la contingencia por la pandemia del COVID-19 en marzo pasado, por lo que actualmente la gasolina Magna se ubica en precios promedio de 19.30; la Premium oscila en 19.80 y el Diesel en 20.20 pesos. Resaltan que tan sólo en los primeros 9 días del mes de julio, la Magna subió 56 centavos, la Premium 1.01, y el Diesel 40 centavos, aunque con esta medida de los tickets de almacenamiento, habrá un mayor aumento que impactará al consumidor.