Los constantes encarecimientos en los precios de los insumos utilizados para la elaboración de pan dulce y salado se han convertido en una situación insostenible para los tahoneros, quienes, por lo anterior, se verán en la necesidad de ajustar el precio por pieza a los consumidores finales. El presidente del Grupo de Industriales Panaderos de Aguascalientes (GIPA), Jaime Álvarez Esparza, detalló que el precio nuevo del pan podría darse en los primeros días del próximo mes de diciembre.
El líder de los tahoneros en la entidad, asimismo, detalló que, a lo largo de los últimos meses, la materia prima utilizada ha tenido variaciones importantes en sus precios. Detalló que, tan sólo en días pasados, el costo de azúcar de 50 kilogramos llegó a 750 pesos, mientras que el bulto de harina, es decir 44 kilos, se da a partir de los 440 pesos. Sin embargo, lo anterior, dijo, es sólo momentáneo, pues, a partir de la segunda mitad del mes, los precios sufrirán nuevas variantes estimadas entre el 25 y 30%. A pesar de que la temporada de frío es una de las más importantes para el sector panificador, el hecho de que haya ventas al por mayor se minimiza cuando se agrega el encarecimiento de los insumos, toda vez que se reduce de manera considerable el margen de ganancia, lo que provoca que la venta de pan deje de ser rentable. Actualmente, el precio de pan dulce y salado va desde los cinco pesos, dependiendo de la calidad y zona del establecimiento.
“La situación es muy compleja, dependerá de cada panificador ver en qué porcentaje incrementa el precio de su producto, considerando el encarecimiento de las materias primas, que nos está afectando a todos por igual”, expresó.

¡Participa con tu opinión!