Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Industrias como la de autopartes, calzado y la de electrodomésticos están pagando más caro los insumos plásticos.
Esto es efecto de la escasez de gas natural que enfrentaron las empresas petroquímicas a principio de año, pese a que el suministro de gas natural en el País ya se estabilizó.
En abril, el precio del polipropileno, que es un tipo de resina, la cual surge del petróleo y es la materia prima que se funde para convertirla en plástico y fabricar autopartes, subió entre 20 y 25 por ciento, respecto a marzo, informó Román Rivas, director general MGS Plastics Chihuahua.
Esta empresa se dedica a la inyección de plástico, un proceso de transformación de resinas con el que fabrica piezas destinadas a diversas industrias como la de autopartes.
Rivas refirió que por lo general los incrementos del precio del polipropileno se dan cada tres meses y en un rango de entre 5 y 7 por ciento, incluso en ocasiones registran precios a la baja, mientras que las resinas como el nylon suben cada año, pero en menor proporción a lo que ahora se vende.
“Ha habido muchos incrementos de precios en muchas resinas, derivado precisamente de la situación que se vivió en febrero con el congelamiento de las plantas petroquímicas y ahorita eso está causando volatilidad”, afirmó Rivas.
Según el director de MGS Plastics Chihuahua, se espera que habrá escasez de estas resinas hasta finales de mayo, lo que mantendrá presionados a los precios, a pesar de que las plantas petroquímicas están volviendo a su operación normal.
La industria del calzado es otra que está padeciendo estragos, ya que los plásticos y sus derivados, como el propileno, también son usados.
Un par de suelas ha llegado a costar ente 40 y 45 pesos, mientras que antes de febrero el precio rondaba entre 25 y 28 pesos, informó José Luis Pardo, vicepresidente de comercio exterior de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Jalisco (CICEJ).
También los materiales sintéticos usados para el exterior del zapato subieron, así como materiales indirectos como las agujetas o las esponjas para el interior y plantillas, aumentaron su precio entre 15 y 22 por ciento, respecto a enero, refirió Pardo.
Si bien los productores de calzado están interesados en incrementar los precios de los zapatos, como consecuencia de dicha situación, por ahora no lo ven del todo conveniente, pues los comercializadores se han opuesto porque tendrían que subir el precio al consumidor final y las ventas apenas comienzan a estabilizarse tras los confinamientos y la crisis económica.
“No vamos a poder trasladar ese incremento directamente al comercializador y al consumidor final, seguramente la industria va a estar absorbiendo una buena parte”, reconoció Pardo.
Para las empress de electrodomésticos, la escasez de estos derivados del plástico ha afectado sus sus tiempos de entrega, que ese incrementaron 30 y 40 por ciento, mientras que sus inventarios se han visto reducidos, refirió Enrique Buchanan, líder del Comité Suministros OEM del Clúster de Electrodomésticos de Nuevo León (CLELAC).
Antes, estas empresas contaban con un lote de entre cuatro y cinco días de insumos extra para hacer frente a producciones inmediatas, sin embargo, ahora están explotando más de lo normal el esquema Justo-a-tiempo, debido a los límites de sus inventarios, explicó Buchanan.
Entre las posibles soluciones para enfrentar la situación está hacer migrar a otros tipos de resinas y evitar absorber los mayores costos.
En ocasiones, algunos clientes han sugerido resinas alternativas, del universo de las 256 resinas que se pueden utilizar, para continuar produciendo las piezas que han encargado y evitar retrasos, expuso Rivas.