La pensión para los adultos mayores que otorga la Secretaría de Bienestar subirá de 2 mil 700 pesos a 3 mil 100, además de que también se reducirá la edad de 68, que era hasta el registro del año pasado, y en esta ocasión podrán recibir el apoyo aquellos que tengan de 65 años en adelante, informó el delegado de dicha dependencia federal, Aldo Ruiz Sánchez.

Resaltó que si bien, cada mes, el padrón de beneficiarios se ha ido depurando, derivado de los decesos, por distintas causas, de los adultos mayores, el que haya un registro permitirá la actualización en cuanto al número de personas que estarán recibiendo el apoyo, estimando que, en Aguascalientes, éstas podrían ser hasta 140 mil, considerando a la población de 68 y más, así como los mayores de 65 años, nueva población recién incluida.

La mortalidad de beneficiarios de la pensión de Bienestar es de entre el 2 y 3% al mes, lo cual es cotejado a nivel nacional con las defunciones bimestrales que se reportan ante el Registro Nacional de la Población (Renapo); sobre este aspecto, comentó que se ha buscado tener un convenio con el Registro Civil de Aguascalientes para tener un dato meramente local, pero no se ha podido concretar.

Por lo pronto, informó que, a partir del 1º de julio, estarán abiertos los 72 centros integradores de desarrollo instalados en todo el estado, además de las oficinas centrales de la Secretaría de Bienestar, a donde los adultos mayores de 65 años podrán asistir a registrarse, trámite que se hace de manera unipersonal, sin intermediarios y de manera gratuita, sólo llevando la credencial del INE y acta de nacimiento, en original y copia.

En caso de ser alguien que esté imposibilitado de trasladarse personalmente, su representante deberá presentar un documento que ampare la discapacidad o enfermedad, para valorar la necesidad de que servidores de la Nación acudan al domicilio a cumplir con el trámite necesario. “Pedimos el acta de nacimiento para evitar rebotar el trámite por casos de homólogos”.

Ruiz Sánchez, asimismo, destacó que continuará el “pago de marcha”, que aplica cuando el beneficiario fallece; así pues, a quien haya dejado como persona que le brindara apoyo, se le otorga un apoyo para que sean cubiertos los gastos funerarios: “También es a través de esto cómo nos damos cuenta de la tasa de mortalidad entre la población en este rango de edad”, terminó.