Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Aun cuando desde el Ejecutivo federal se afirma que no hay impunidad, la cifra negra de delitos no denunciados, o bien, que no terminaron en una carpeta de investigación, aumentó el año pasado.
«Durante 2020, se inició carpeta de investigación en 6.7 por ciento del total de los delitos, lo cual indica una reducción estadísticamente significativa en comparación con 2019, donde fue del 7.6 por ciento», de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública.
«Lo anterior, implica un 93.3 por ciento de delitos donde no hubo denuncia o no se inició una carpeta de investigación, cifra estadísticamente superior a la estimación de 92.4 por ciento en 2019».
Los delitos en los que aumentó la cifra negra son secuestro, extorsión, fraude, robo o asalto en la calle o el transporte público, «otros» robos, amenazas verbales y lesiones. Sólo bajó en el robo total de vehículo.
Otro rubro que aumentó el año pasado es el porcentaje de carpetas de investigación no resueltas por el Ministerio Público, al pasar de 44.5 por ciento en 2019 a 48.4 por ciento en 2020.
«Del total de las carpetas de investigación iniciadas por el Ministerio Público, en el 48.4 por ciento de los casos no pasó nada o no se resolvió la denuncia», agrega la Encuesta del Inegi.
Entre las razones atribuibles a la autoridad para no denunciar delitos por parte de las víctimas, destacan la pérdida de tiempo con 33.9 por ciento y la desconfianza en la autoridad con 14.2 por ciento.