Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Pese a los operativos de las Fuerzas Armadas, los piquetes a gasoductos de Pemex aumentaron 20 por ciento este año.
Entre enero y octubre fueron detectados 2 mil 045 puntos de ordeña de gas LP en comparación con los mil 696 registrados en el mismo periodo de 2020, según reportes oficiales de la empresa petrolera.
Puebla lidera en los piquetes a gasoductos con mil 300 casos, que equivalen al 63 por ciento del total nacional.
De esas tomas ilegales, el Municipio de Tepeaca acumula 388 y le siguen Texmelucan con 127; San Matías Tlalancaleca con 122; Acatzingo con 108; Tlahuapan con 89; Los Reyes de Juárez con 87 y Amozoc con 80 casos.
Por estado, a Puebla le siguen Estado de México, que registró 292 piquetes a gasoductos; Tlaxcala, con 222; Hidalgo, con 47; Querétaro, con 44, y Veracruz, con 33 tomas clandestinas de gas LP, según el reporte oficial de Pemex.
El aumento en el gaschicol se registró a pesar de que el Ejército vigila los seis principales ductos que son objetivo de los grupos criminales.
Este año la Secretaría de la Defensa Nacional echó mano de unos 8 mil elementos, 565 vehículos, 14 aeronaves y 62 minidrones, además de los 770 militares que apoyan el transporte terrestre de combustible.
Entre los ductos vigilados por las fuerzas militares están el Tula-Salamanca, el Salamanca-Guadalajara, el Tuxpan-Azcapotzalco y el Tuxpan-Tula, así como el Cadereyta-Matamoros y el Cadereyta-Madero.
La Secretaría de Marina resguarda también el poliducto Tuxpan-Azcapotzalco
En Puebla, el ducto Minatitlán-México fue cerrado desde el 27 de diciembre de 2018 ante la constante ordeña de gasolinas, tras lo cual los grupos del crimen organizado se volcaron sobre los ductos de gas LP.
Así, el gasoducto Cactus-Guadalajara, que atraviesa Tabasco, Veracruz, Puebla, Hidalgo, Estado de México, Querétaro y Jalisco, y que representa el 67 por ciento de la capacidad total de transporte por ese medio, es ahora el más perforado por los delincuentes, de acuerdo con Pemex.
En paralelo, las autoridades federales han intervenido en Puebla al menos a dos gaseras por no acreditar el origen lícito del producto que venden.
Se trata de Ienova Gas, empresa a la que el Ejército y la Fiscalía General de la República le aseguraron en junio pasado 17.3 millones de litros de gas LP y 163 pipas, así como Gas Uno, intervenida en septiembre pasado por no comprobar facturas.

¡Participa con tu opinión!