Un menor de ocho años de edad tuvo que ser trasladado de emergencia vía aérea a las instalaciones del Hospital Miguel Hidalgo, luego de que sufriera un accidente al interior de su domicilio, provocándole una hemorragia que ponía en peligro su vida.
Alrededor de las 13:45 horas de ayer, el número de emergencia atendió el reporte en el que solicitaban la intervención de los socorristas, debido a que en aquella demarcación personal de salud había recibido a un menor que presentaba una hemorragia de consideración, luego de que un vidrio se incrustara en el antebrazo izquierdo a la altura de la axila. Al tener conocimiento de los hechos, personal de la Dirección de General de Servicios Aéreos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, a bordo de la «Águila 1», se trasladaron hasta la Unidad Deportiva de aquella demarcación, en donde ya eran esperados por personal del ISSEA. Una vez que descendieron, en cuestión de minutos emprendieron el vuelo de regreso hasta las instalaciones del Hospital Miguel Hidalgo, en donde ya eran esperados por personal médico especializado y el cual, al recibir al menor, lo trasladaron de inmediato al área de Cirugía Pediátrica. De acuerdo a la versión de los familiares, el menor se encontraba jugando al interior de su domicilio, cuando en determinado momento, al recargarse sobre un ropero en una de las habitaciones, el espejo se quebró provocándole la lesión, por lo que su madre, al notar lo sucedido, lo trasladó a recibir atención médica.
A pesar de que la hemorragía que presentaba el menor era de consideración, la pronta intervención de los socorristas evitó un peor desenlace.