Por: Hugo Morales Lozano

El cine tal y como lo conocemos, en su modalidad tradicional o digital, es una industria que genera muchísimo dinero, y como en todos los negocios, existe o debe existir una investigación que profundice en el comportamiento del mercado, las necesidades de la audiencia objetivo, entre otros datos que sirven para vender.

Bajo ese contexto, y por su próximo 60 aniversario, les compartiré el caso de Bond… James Bond, un personaje ficticio creado por Ian Fleming que prevalece como un ícono importante para el cine británico desde 1962, por tal motivo es que el 5 de octubre sus realizadores y sus fans estarán de fiesta, gracias a las aportaciones que ha hecho cada actor que lo ha interpretado, el nombre es el mismo pero cada versión es única, y en marketing eso es un punto a favor.

A lo largo de estas seis décadas, han habido seis actores que han interpretado a este importante icono del cine británico, cada uno con su respectiva estancia e historias, y en las primeras cinco versiones recuerdo al agente 007 como un personaje al que todo le sale bien, no sufre y si sufría, resolvía las cosas en el menor de los esfuerzos, sin olvidar la cantidad de gadgets y autos que tenía a su disposición. Su modelo narrativo era atractivo porque se repetía, sólo cambiaba la misión o el actor, hasta que en 2002 los productores se dieron cuenta de la realidad.

Cuando la saga cinematográfica cumplió 40 años, se lanzó la película “Die Another Day”, la última de Pierce Brosnan en el protagónico, y aunque la producción no tuvo la mejor apuesta narrativa y se excedió de CGI, los productores se toparon con pared al darse cuenta que lo que antes era atractivo para la audiencia, ahora era ignorado por su falta de innovación, la gente prefería a Jason Bourne o a Jack Bauer por sus historias realistas, el atentado del 9-11 influyó en que la audiencia cambiara sus gustos audiovisuales, de acuerdo con el portal GQ.

Por tales motivos es que Daniel Craig tuvo el papel de redefinir al personaje, rompiendo el esquema clásico que habían definido sus predecesores, tanto en el físico como en la personalidad, de hecho sus películas hacen a un lado la fantasía y tocan temas como el terrorismo, el medio ambiente, vigilancia mundial, entre otros.

Como mercadólogo me gusta tocar este tema como una nueva manera de decirle a la gente que el éxito que tengan hoy con sus negocios (familiares o no familiares) no será el mismo que el de mañana, hace 60 años se vendía de una forma, y hoy en día de otra gracias a los avances tecnológicos y al desarrollo de nuevas metodologías. Opten por el cambio, James Bond está por hacerlo otra vez, y mi apuesta para el siguiente 007 está en Idris Elba o Jacob Elordi.

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y Twitter: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano