Un joven de 28 años de edad, puso fin a su existencia por causas aún desconocidas, al interior de lo que fue su último domicilio ubicado sobre la calle Ricardo García Mendoza, en la colonia José López Portillo. Fue su propia madre, quien realizó el macabro hallazgo, solicitando la intervención de los cuerpos de emergencias, quienes nada pudieron hacer para evitar la tragedia.
El C-4 Municipal, atendió el reporte en el que solicitaban su intervención, debido a que en la mencionada dirección, se encontraba una persona de sexo masculino inconsciente por suspensión. Por lo anterior, elementos preventivos y paramédicos del ISSEA se trasladaron al lugar de los hechos. Al llegar, lograron entrevistarse con quien se identificó como Esperanza, de 49 años de edad, quien precisó al visitar a su hijo de quien no tenía noticias desde los últimos días, arribó a su domicilio ingresando y percatándose así que su hijo que respondía a nombre de Israel, de 28 años de edad, se encontraba suspendido con un cordón atado a su cuello y el otro extremo a un objeto fijo, procediendo a descolgarlo.
A pesar de que paramédicos del ISSEA quienes acudieron instantes después, pretendieron brindar los primeros auxilios, se percataron que lamentablemente ya no contaba con signos vitales. Por lo que finalmente fue solicitada la presencia de personal de Servicio Médico Forense, quienes se encargaron del levantamiento del cadáver.