Zucky, un pastor alemán negro calzado, es uno de los seis perros de detección que fueron donados por la Embajada de los Estados Unidos como parte de los acuerdos de la antes Iniciativa Mérida, por lo que se sumó al total de 15 elementos del Grupo Canino K9 con los que dispone la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

Su capacidad olfativa natural, reforzada con su correcto adiestramiento, ha permitido que Zucky sea un elemento fundamental en la detección y aseguramiento de narcóticos.

Apenas el fin de semana pasado, Zucky, que en ocasiones es designada a la vigilancia de las puertas de acceso, realizó el marcaje positivo de dos kilos de narcótico que eran transportados de manera oculta en un automóvil.

Víctor, manejador del grupo K9, resaltó la importancia de trabajar con los canes, ya que contribuyen a sacar de circulación sustancias prohibidas, entre otras labores que demuestran que efectivamente el perro es el mejor amigo del hombre.