Laura Elena Rivera Manzanares
El Heraldo

El cierre de la semana que terminó presentó el menor número de fallecidos de los últimos días, aunque no deja de ser lamentable que las pérdidas continúen; hubo cinco casos de personas que perdieron la batalla ante el COVID-19, además de 30 que dieron positivo al virus que ocasiona la enfermedad, el SARS-CoV-2.
Y si bien esto es un alivio al esfuerzo que se está haciendo desde el sector salud, se teme que pudiera haber algún rebrote si es que en la Semana Santa que inicia, la población no sigue las recomendaciones y no toma medidas preventivas para adquirir el contagio, de ahí que las autoridades refrendaron el llamado para que se mantengan las restricciones, particularmente para el próximo fin de semana, en que pudiera incrementar la movilidad social.
De las 72 mil 698 pruebas que se han realizado en el transcurso de más de un año del arribo de la pandemia, 20 mil 387 han sido positivas, de las cuales se han recuperado 17 mil 258 personas, además de que 52 mil 255 han dado como resultado negativo. Entre los que se han recuperado se han detectado una serie de secuelas, siendo las más comunes las pulmonares, seguidas por las cardiacas.
De acuerdo al informe técnico presentado por el ISSEA ayer, en las últimas 24 horas se presentaron 30 casos de personas positivas al virus, la cifra promedio de la semana, en tanto que los 5 decesos, que fue el número más bajo de las últimas semanas, sin embargo, no deja de ser lastimoso, puesto que hay luto ya en más de dos mil hogares, al tener una suma de 2 mil 392 decesos desde abril de año pasado hasta ayer.
En la semana que termina sumaron 49 muertos a causa del COVID-19 y 226 nuevos contagios que están cumpliendo la cuarentena que les corresponde y en espera de recuperar su salud, en tanto 115 han requerido ser hospitalizados en las distintas instituciones de salud y se mantienen 293 pacientes activos.
Las autoridades de salud estatal han informado también que hasta ahora no se presentaron casos de influenza, lo cual en buena medida podría deberse a que la ciudadanía se ha cuidado un poco más de contraer enfermedades de las vías respiratorias, de ahí que de las 2 mil 750 pruebas de influenza que se han hecho, todas han resultado negativas.