Adrián Basilio / Agencia Reforma

CDMX.- La alteración de los procesos clasificatorios consecuencia de la pandemia por COVID-19 no modifica la expectativa del Comité Paralímpico Mexicano (Copame) de integrar una delegación de unos 70 deportistas para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, a celebrarse ahora del 24 de agosto al 5 de septiembre de 2021.

Liliana Suárez, presidenta del Copame, confió en la preparación física y mental de los seleccionados nacionales que ahora tendrán más de un año para conseguir la plaza paralímpica al margen de que el Comité Paralímpico Internacional sigue definiendo los criterios en la mayoría de las disciplinas.

“Las plazas que ya habíamos ganado se mantienen y ahora esperar la confirmación por los procesos propios de cada disciplina. Ya llegó una parte de los nuevos criterios por parte del Comité Paralímpico Internacional y estamos en espera porque había disciplinas en los que prácticamente se tenía ganada y solo hacia participar en un evento, pero este se canceló, entonces la confirmación está en espera”, expuso Suárez.

“Nosotros estábamos en un estimado de conseguir 73 plazas y esperemos que este tema no lleve a una variación. Por lo que hemos observado no hay una disparidad muy fuerte, pero creo que estaremos en esa cantidad de plazas”, añadió.

Suárez descartó el regreso a entrenar al Centro Paralímpico Mexicano una vez que se levante la cuarentena ya que tal complejo está cerca del Autódromo Hermanos Rodríguez, habilitado como un centro de atención para enfermos de coronavirus, y la población paralímpica es más susceptible de contagios. Hace unos días se tuvo un caso sospechoso de contagio que afortunadamente no fue positivo.

A destacar

+ 5 plazas paralímpicas (3 en tenis de mesa, una en parataekwondo y una en boccia) tiene México confirmadas hasta ahora.

+ 2 lugares en parataekwondo estaban por confirmarse cuando se interrumpieron todos los procesos y trámites a nivel internacional por el COVID-19.