Aguascalientes ha tenido hasta el momento dos casos sospechosos de viruela símica, uno de ellos ha sido descartado y otro más; de una mujer de 48 años, se encuentra en análisis, informó Fabiola Rangel Lezama, directora de Servicios de Salud del ISSEA.
La doctora, detalló que el primer caso de sospecha de viruela del mono en un varón proveniente de Puerto Vallarta, que tuvo contacto con personas infectadas, resultó negativo; sin embargo, aún queda, por descartar, el caso de una mujer de 48 años. Para ello, el Instituto de Salud Estatal, ha enviado muestras de la sospechosa al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos.
Fabiola Rangel dijo que en la mayoría de los casos que se han dado a nivel nacional, los portadores de la viruela símica han sido personas que viajaron al extranjero o que tuvieron contacto con personas que han lo han hecho.
Algunos de los síntomas de esta enfermedad viral son: fiebre, cansancio, malestar general, crecimiento de ganglios y erupciones en la piel similares a la varicela, es importante destacar que lo anterior no genera compromiso respiratorio como lo hace el Covid.
Según la especialista, para la viruela símica, “no hay un tratamiento específico médico, solo es sintomático”, por lo que solo en caso de manifestar fiebre o dolor se receta algún medicamento al paciente como método paliativo.
Contrario a la información que se ha manejado en redes sociales, la viruela del mono no está ligada al contacto sexual, ni se da únicamente en personas homosexuales. “La forma en que se contagia el virus es a través del contacto estrecha con una persona portadora, se transmite a través de gotas de saliva”, mencionó la directora de Servicios de Salud del ISSEA.
Para prevenirla es importante usar cubrebocas, lavarse frecuentemente las manos, mantener una sana distancia y utilizar lentes de protección en caso de tener contacto con un portador; quienes la padecen deben mantenerse en aislamiento.
Por último, Rangel Lezama dio a conocer que el Estado mantiene una Unidad de Inteligencia Epidemiológica, trabajando durante todo el año, para el monitoreo de enfermedades de este tipo e hizo énfasis en que, todos los Centros de Salud, y hospitales del Estado, tienen el conocimiento para identificar posibles casos, hacer una toma de muestras y enviarlas al inDRE para posteriormente dar seguimiento a los pacientes.