Personal del Hospital General de Zona Número 3 del Seguro Social trabaja con la responsabilidad que su profesión les llama, pero también con temor diario de adquirir el coronavirus, toda vez que dicho nosocomio está considerado como de alto riesgo al tener ya contagio masivo, pues muchos de los trabajadores han resultado positivos o tienen síntomas del COVID-19.

A decir de trabajadores de este hospital, ha sido imposible detectar en qué área se encuentra el coronavirus, pues aunque hay protocolos de sanitización, se ha reportado que hasta el área de quirófanos podría estar contagiado, “tenemos miedo sí, pero nos gana la responsabilidad de continuar en este trabajo, pues al atender a los pacientes que enfrentan cualquier enfermedad, nos permite aportar en la idea de salvar vidas que es nuestra vocación, pero eso no nos quita el temor que es de humanos”.

Los trabajadores de la salud que pidieron guardar su identidad, primero para no tener represalias y no ser señalados dentro de su centro de trabajo, pero además porque no es novedad que son ellos los que están en más riesgo de contagios, refirieron que hay un estimado de que aproximadamente el 45% de los que están en la primera fila de esta batalla contra la pandemia por COVID-19, sea precisamente personal de los nosocomios, independientemente que sean asignados o no para este tema en específico.

Por ello, hay quienes quisieran tener el acercamiento con algún representante de los hoteleros y de ser posible que acudan a los nosocomios donde ya hay contagios entre personal de salud, pues esta contingencia les impide ir en busca de la gestión, esperando que sea real ese ofrecimiento que varios están dispuestos a aceptar.

El auxilio lo piden porque hace unas semanas a través de la Asociación de Hoteles y Moteles, se dio a conocer que habría a disposición habitaciones para el personal de salud que decidiera ir a descansar en estos lugares en lugar de volver a sus hogares, y de esta manera apoyarles al no exponer a sus familias a un posible contagio.

La situación en los hospitales del IMSS, es tal que, algunos trabajadores sobre todo médicos, de enfermería, técnicos en respiración y de limpieza, han decidido no volver a casa con sus familias por temor a contagiarlas, el problema es que en el nosocomio no hay suficiente espacio para que todos puedan descansar allí mismo.