CDMX.- Cuando eran niñas, Stephanie Salas, Alejandra Guzmán y Viridiana Alatriste jugaban con los vestuarios que Silvia Pinal usaba en los escenarios teatrales o en sus telenovelas, se metían a su clóset y tomaban las prendas más llamativas para imitarla y actuar como ella.
Sin duda, la matriarca de la dinastía estaba ejerciendo un efecto en las nuevas integrantes de la familia, lo que marcaría más tarde su deseo por también desempeñarse en el medio artístico mexicano.
A unas horas del gran homenaje del lunes en el Palacio de Bellas Artes a la actriz y productora de 90 años, considerada la última diva de la Época de Oro del Cine Mexicano, su nieta habló de la sorpresa que prepara para su abuelita.
«Estamos contentísimas, yo particularmente muy emocionada de interpretar una parte del musical Hello, Dolly! para mi abuela, y la verdad es que me remonta a épocas que me ponía su ropa.
«Desde ahí nos viene este sueño, esa maravilla que nos dio ser parte de la sangre de doña Silvia Pinal», declaró Stephanie.
Un selecto grupo de figuras que dominan el escenario de los musicales fue convocado para el tributo a la estrella de la película Viridiana, de Luis Buñuel (1961) y María Isabel, de Federico Curiel (1967), así como de puestas como Mame (1971) y Hello, Dolly! (1994), entre otras.
«Me siento muy conmovida por lo que está pasando, muy orgullosa, qué bueno que se está logrando este homenaje tan merecido», añadió. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)