Desde la alineación titular los poderosos Tigres parece que subestimaron a Necaxa y pensaron que este partido sería de trámite, algo que les costó caro al llevarse no sólo una derrota sino un baile en la primera mitad. Necaxa le dio toda la seriedad al encuentro mandando a su mejor once, el que ha venido utilizando desde hace un par de jornadas con Miltón Giménez y Rodrigo Aguirre en el ataque.
Desde el arranque del juego se notó intensidad de ambos lados. Al 7 Gignac avisó con un tiro libre que pegó en el travesaño, la pelota le quedó a Fernando González que despejó la pelota que encontró a Alonso Escoboza. El zurdo peleó la pelota y ganó la posesión para luego hacer una pared de cabeza con Aguirre que se fue mano a mano con Nahuel; el delantero uruguayo sigue con la mira fina y con tremendo zurdazo venció por arriba al arquero argentino, poniendo el primero de la noche para Necaxa.
El gol abrió más el encuentro y ambas escuadras tuvieron algunas aproximaciones sin que llegaran a ser claras. Las cosas cambiaron al 25 con una pelota parada desde las afueras del área por zona derecha. Alonso Escoboza cobró con potencia y Gignac desvió el balón provocando que este terminara dentro de la portería felina aumentando la ventaja del Rayo que sorprendía al líder del torneo.
Por si fuera poco, Necaxa tuvo un par de opciones más en la primera mitad. Primero con Fernando Madrigal a punto de meter un gol olímpico y después con Formiliano, que de cabeza exigió a Nahuel. La más clara llegó en los pies de Escoboza que entró solo en el área; en lugar de disparar, intentó servir la pelota a Rodrigo Aguirre y la opción se perdió culminando con una primera mitad por tono de los Rayos. En la segunda mitad, Escoboza tuvo otra llegada clara: esta vez decidió mal rematando a puerta y no pasando la pelota a Miltón Giménez que sólo tenía que empujarla.
Tigres nunca encontró su buen fútbol a pesar de realizar cambios metiendo a jugadores como Thauvin, Soteldo o el ex rayo Carlos González, fue precisamente el paraguayo que tuvo la única clara para la visita con un cabezazo al 77 que le permitió decir presente a Malagón. Al final, los Rayos sacaron la victoria por 2-0 llegando a 20 unidades y subiendo de momento hasta la octava posición, un lugar que ilusiona al equipo con meterse por lo menos a la reclasificación.

¡Participa con tu opinión!