Sorprenden criterios de la Inteligencia Militar

Tras la filtración de los Guacamaya Leaks, Edgar Guerra, profesor e investigador del CIDE Región Centro, calificó de “preocupante” que la Sedena criminalice y espíe a grupos de la sociedad civil como es el caso del movimiento feminista.
El académico adscrito al Programa de Política de Drogas señaló que la difusión de documentos confidenciales pertenecientes a la Sedena tendrá graves repercusiones en cuanto al funcionamiento del Gobierno, debido a que éste le ha dado un poder a la milicia que no debería tener.
En este sentido, Guerra destacó que no es correcto que la Secretaría de la Defensa Nacional se encargue de una tarea para la cual no está autorizada como lo es el espionaje.
Se mostró preocupado porque la Sedena criminalice a grupos de la sociedad civil como, por ejemplo, al movimiento feminista o a las madres de los niños que padecen cáncer, “los está colocando al nivel de grupos criminales como el CJNG es decir, está convirtiendo a actores sociales o de la sociedad civil, en problemas de seguridad nacional”, explicó.
En ese sentido, Edgar Guerra señaló que se está regresando a la época de los años 70 cuando ser estudiante, campesino o integrante de algún movimiento político significaba “ser un disidente de la sociedad”.
Comentó que con los Guacamaya Leaks, se puede medir cómo el Ejército se ha logrado colar en espacios sociales y civiles, tanto así que la militarización de las calles se tiene clara desde tiempo atrás.
En ese tenor, argumentó que ahora no solamente se trata de un Ejército que está patrullando las calles, sino de un Ejército que está en hospitales, en empresas, en el ramo de la construcción, en el ramo del turismo y en los pueblos haciendo no solamente patrullaje, sino tareas de salud.
“El Ejército se ha logrado filtrar con toda su maquinaria, con todos sus intereses en el espacio de lo civil, y eso me parece una consecuencia terrible que no nació de este gobierno, que tiene ya mucho tiempo atrás”, detalló.
Por último, el experto auguró que de seguir las cosas como hasta ahora, pronto el ejército buscará tomar decisiones de tipo político, extralimitándose en sus funciones y dejando de lado la esencia de prestar apoyo en temas de seguridad.