En una serie tan corta a ganar dos juegos las sorpresas pueden hacerse presentes en la ronda de comodines en las Grandes Ligas y los White Sox dieron la primera prueba al vencer a los Oakland Athletics en el primer juego de la serie gracias a una combinación de gran pitcheo y de bateo oportuno base de cuadrangulares.
Adam Engel abrió el concierto de jonrones apenas en el segundo inning con elevado hacia el jardín izquierdo y el central en carrera solitaria. José Abreu haría lo propio en la tercera, pero esta vez con Tim Anderson en base aumentando la ventaja a tres carreras para los White Sox que ponían cierta distancia. Así se mantuvo el marcador en gran parte del partido gracias a la enorme labor de Lucas Giolito, abridor de Chicago que trabajó siete entradas permitiendo apenas dos imparables y una carrera con ocho ponches a su cuenta, la rayita en contra fue en la baja de la octava entrada que comenzó mal para los Athletics.
Joakim Soria entró de relevo y permitió el tercer cuadrangular de Chicago cortesía de Yasmani Grandal que voló la blanca por todo el derecho. Soria sacó la entrada con un ponche incluido sin más daño. Luego vendría la carrera de los Athletics que solo sirvió para ponerse en la pizarra al caer 4-1 en el partido cayendo en desventaja y contra las cuerdas; Chicago solo necesita una victoria más para avanzar a la ronda divisional.