Luis Muñoz Fernández

En estos días, superando la velocidad a la que se propaga el coronavirus, la información digitalizada (textos, audios y videos) infecta a millones de teléfonos celulares. Los datos que llegan de manera masiva no nos dan reposo. Pasamos horas enteras separando el poco grano de la mucha paja.

El doctor Luis Manuel Bustos Arango, mi querido maestro y amigo, me acaba de enviar uno de esos granos. Se trata del libro “Sopa de Wuhan”, título por demás provocador. En su portada se sobreponen las caras poco agraciadas de varios murciélagos. Debería leerlo en la pantalla pero, “la cabra siempre tira al monte”, así que lo copio en una memoria USB y lo mando imprimir y engargolar. El libro ha cobrado corporeidad.

“Sopa de Wuhan” es una recopilación de textos sobre esta pandemia de coronavirus escritos por diversos pensadores de varios países del mundo, algunos muy famosos. La recopilación abarca lo publicado desde el 26 de febrero hasta el 28 de marzo de 2020. Algunos ya los había leído en los periódicos, pero así, unidos, superan lo efímero de la prensa diaria. Se lo debemos a una iniciativa editorial que acepta de antemano que no sobrepasará lo que dure la cuarentena. La editora se llama “ASPO” (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio).

De los diecisiete textos a lo largo de sus 188 páginas, escojo “El virus, el sistema letal y algunas pistas para después de la pandemia” de Markus Gabriel, filósofo alemán nacido en 1980, que con 29 años se convirtió en el profesor universitario más joven de su país. Con el italiano Maurizio Ferraris fundó una corriente filosófica que bautizaron como nuevo realismo:

“El orden mundial está trastocado. Por la escala del universo, invisible para el ojo humano, se propaga un virus cuya verdadera magnitud desconocemos. Nadie sabe cuántas personas están enfermas de coronavirus, cuántas morirán aún, cuándo se habrá desarrollado una vacuna, entre otras incertidumbres. […] Lo único que hace el virus es poner de manifiesto algo que viene de lejos: necesitamos concebir una Ilustración global totalmente nueva […] Pero si, una vez superado el virus, seguimos actuando como antes, vendrán crisis mucho más graves: virus peores, cuya aparición no podremos impedir”.

Analizando experiencias similares, hay quien piensa que no aprenderemos de esta pandemia. El ser humano olvida demasiado rápido. Ojalá que esta vez no sea así. Yo lo dudo.

 

Comentarios a: cartujo81@gmail.com