En el municipio de Aguascalientes las quejas por el exceso de ruido son constantes y en todos lados, sin embargo, de acuerdo a lo informado por la Dirección de Reglamentos son Villas de Nuestra Señora de la Asunción, Morelos I y Pilar Blanco los fraccionamientos en donde se están registrando más quejas en este sentido.

En el marco del Día del No Ruido que se celebra cada 6 de agosto, el Gobierno de la ciudad acumula 1,776 quejas por exceso de ruido en lo que va del presente año, de las cuales 577 corresponden de marzo a junio durante la pandemia, informó el director de Reglamentos, David Ángeles Castañeda.

El funcionario mencionó que las 1,776 quejas por exceso de ruido representan el 94% del total de reclamaciones recibidas que suman 1,884 en los primeros siete meses.
“Un 81% de las denuncias por exceso de ruido se relacionan con la casa-habitación, que representan un total de 1,444 casos”, detalló.

Por su lado, el secretario estatal de la Juventud del Partido Verde Ecologista, Jonathan Hernández Araujo, recalcó que esas conductas producen efectos negativos sobre la salud auditiva, física y mental de los seres vivos. Hay que tomar conciencia sobre los daños que causa en la salud y promover acciones en contra de la contaminación sónica.

Enfatizó que a pesar de estar facultado el Municipio para multar económicamente hasta con 1,900 pesos a la gente que produce ruido en exceso, se han limitado a emitir apercibimientos, a fin de generar mayor conciencia entre la población.

Jonathan Hernández Araujo explicó que el exceso de ruido puede generar a las personas dificultad para la comunicación oral, disminución de la capacidad auditiva, perturbación del sueño y descanso, estrés, fatiga, neurosis y depresión; en tanto que en materia ambiental éste provoca afectaciones a peces, aves, al crecimiento de las plantas, árboles, entre otras especies.

Jonathan Hernández Araujo añadió que de acuerdo al Código Municipal las personas tienen permitido dentro o fuera de su casa producir hasta 55 decibeles de ruido de 6 de la mañana a 10 de la noche y de 50 decibeles de las 10 de la noche a las 6 de la mañana, sin embargo, la realidad es otra.