Aunque para lo que resta de este año y el 2021 la prioridad tendrá que ser el tema de salud, los transportistas de carga no quitarán el dedo del renglón para que el programa de chatarrización en camiones de carga se reanude, pues quedó suspendido desde 2016 y las unidades que prestan este servicio se hacen cada vez más viejas, lo cual resta competitividad a comparación de los modelos con que se trabaja en Estados Unidos.

Esto lo expresó el presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz, quien refirió que no se quitará el dedo del renglón para pedir el apoyo de las autoridades de los 3 órdenes de Gobierno para reactivar ese programa que se suspendió, ni siquiera por falta de recursos, sino por la cantidad de candados y reglas impuestas, que lo hizo prácticamente imposible de acceder.

Refirió que la Canacar hizo 3 planteamientos principales al presidente López Obrador, 2 de los cuales ya fueron cumplidos, es el caso del combate a los huachicoleros y que se considerara un delito grave, lo cual cumplió al principio de su gestión, así como sancionar con severidad a los “piratas de asfalto”, lo cual también se ha hecho, pero no se ha avanzado en el programa de chatarrización, y no se cree que se vaya a destrabar en el corto tiempo.

Díaz Ruiz insistió que es necesario renovar el parque de tractocamiones en el país, pues el seguir trabajando con unidades viejas propicia la fuga de divisas, ya que casi el 70% del combustible que se consume es de importación, se genera más contaminación y resta competitividad.

 

 

  • Se frenó el proyecto de renovar 70 mil camiones y lograr que el promedio de antigüedad fuera máximo de 10 años.
  • Mientras que en Estados Unidos los tráileres tienen una antigüedad no mayor a los 6 años, en México los modelos de camiones son de 18 o 19 anteriores al actual.

“Apenas fueron cambiados unos 26 mil en todo el país y cada que pasa el tiempo se hacen más viejos…”  Roberto Díaz Ruiz, Canacar.