Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores, en pocos meses se contará con una nueva administración en el ámbito estatal, un poder ejecutivo, en menos de seis meses estará atendiendo los asuntos de interés local, uno de ellos es el tema del agua, las candidatas a la gubernatura han presentado sus correspondientes propuestas, sin embargo, no todas son congruentes, viables o recomendables. Así que pasemos al análisis y comentario de las propuestas, también hago la aclaración que será en dos entregas a efecto de poder analizarlas y comentarlas, con su correspondiente factibilidad. Comenzaré con Tere Jiménez, Nora Ruvalcaba y Nat Rodríguez, la semana próxima lo haré con las otras dos candidatas.

La propuesta de la candidata Tere Jiménez gira en torno a: “1. Se pondrá en marcha un Plan Integral de Manejo de este recurso para reducir la explotación de mantos freáticos; apostando a la tecnificación e innovación de los sistemas de riego, así como a las estrategias de aprovechamiento del agua de las presas para destinarla a las zonas de cultivo”. “2. Construcción de Líneas Moradas para el aprovechamiento de aguas tratadas en la industria, construcción y áreas verdes urbanas; con lo que se contempla una importante disminución en el desperdicio del vital líquido”. Este par de propuestas son importantes, pero insuficientes, adolece de un marco regulador que ponderé la administración y gestión de un recurso escaso, es potenciar lo que se hace, pero esa no es solución, no es repetir lo mismo, adolece de gobernanza por lo tanto, no habría una política transversal, es lo mismo que se ha hecho, esas son obras o proyectos sexenales y no le dan continuidad el ego de los gobernantes, en el mejor de los escenarios es que dentro de seis años el titular del ejecutivo tenga una mejor visión y no de continuidad a lo que propone la candidata proponiendo algo idóneo por lo tanto, este modelo no continuaría y en el peor escenario es que el siguiente gobernador implemente modelos populistas o de franco retroceso. La propuesta de Tere Jiménez requiere más elementos, enriquecerse y sin que le tiemble la mano implementar gobernanza auténtica y no formatos de simulación.

Las propuestas de Nora Ruvalcaba son: “1. Plan integral para el rescate hídrico del estado de Aguascalientes, haremos mantenimiento y renovaremos la red de distribución de agua potable, con la incorporación de procesos para retirar el exceso de sales y minerales. Es urgente garantizar el derecho humano al agua potable y saneamiento y que sea de la mejor calidad para la ciudadanía, evitando la contaminación y los riesgos sanitarios”. “2. Con la creación de humedales para la captación de aguas pluviales aprovecharemos de manera eficiente el vital líquido y reduciremos el desperdicio. Tenemos que promover una cultura de cuidado del agua, que es cada vez más escasa”. “3. Estableceremos un observatorio ciudadano para monitorear la calidad del agua y el aire en el estado. La sociedad civil tiene que participar en las políticas públicas de manera activa y revisar las acciones del gobierno en temas medioambientales. Nos someteremos a su escrutinio y trabajaremos de la mano para asegurar una calidad óptima de los recursos naturales”. “4. Exigiremos a las constructoras la utilización de métodos responsables para sanear y reciclar el agua, así como para garantizar la sustentabilidad de sus construcciones mediante certificaciones especiales”. Más que un plan integral es un listado de acciones que son necesarias pero distan de ser un plan; algunas invaden la competencia municipal, la problemática en los municipios requiere estrategias con mayor conocimiento de los alcances y eficiencias, la captación de agua pluvial es necesaria pero no suficiente, más en una región cuya precipitación anual promedio no llega a los 400 mil mililitros. El tema del observatorio suena llamativo, pero la gestión del agua no demanda observadores, sino actores, es decir, gobernanza, participar no es estar presente, participar debe ser decidir, evaluar, controlar e implementar. Sus propuestas son cortas, suenan llamativas, pero no están a la altura de solucionar el problema, son aisladas.

Las propuestas de Natzielly Rodríguez son: 1. Reinyectar los mantos acuíferos y sanear la mayor cantidad de agua desaprovechada. 2. Captación de agua pluvial para resolver la problemática del agua que se nos está acabando. Estas propuestas son las más pobres que ha ofrecido quien aspira a una candidatura, quizás son las más pobres en los últimos 24 años, son cita de lugares comunes. Nos vemos la siguiente semana con el análisis a las propuestas de Martha Márquez y Anayeli Muñoz. No olviden amables lectores la importancia de emprender políticas y acciones que permitan que, en México y Aguascalientes, el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com

¡Participa con tu opinión!