Francisco Ortiz 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Las principales acusaciones lanzadas entre las candidatas a la Presidencia de la República, Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, fueron retomadas de informaciones que han circulado desde hace varios meses en redes sociales y medios de comunicación.

En algunos casos, las aspirantes presidenciales aprovecharon imprecisiones para acusar a su contendiente o bien relativizaron o extendieron términos que han estado en la opinión pública.

Sheinbaum, de la coalición Sigamos Haciendo Historia (Morena, PT y PVEM) acusó a Gálvez de vivir en una casa del llamado «Cártel Inmobiliario», que es un conjunto de desarrollos habitacionales promovidos bajo presuntos actos de corrupción en la alcaldía Benito Juárez.

«Yo vivo en un departamento rentado, ella (Gálvez) vive en una casa del Cártel Inmobiliario», lanzó la ex Jefa de Gobierno de la Ciudad de México durante el primer debate presidencial realizado el domingo 7 de abril en las instalaciones del INE.

Sin embargo, lo que se ha dado en llamar «Cartel Inmobiliario» está relacionado con un grupo de funcionarios y ex funcionarios de la Alcaldía Benito Juárez que, en complicidad con empresas constructoras, autorizaron la construcción de niveles de más y obtuvieron como pago departamentos en los distintos conjuntos habitacionales.

La propia Sheinbaum durante el debate delimitó el actuar de este «Cártel» a la Alcaldía Benito Juárez.

La casa que habita Xóchitl Gálvez está ubicada la Alcaldía Miguel Hidalgo, donde la candidata de la coalición Fuerza y Corazón por México fue delegada de 2015 a 2108.

Pese a no estar vinculado directamente al Cártel Inmobiliario, el inmueble no está exento de polémica, pues en septiembre del año pasado, el periodista Álvaro Delgado publicó que la casa había sido adquirida por Gálvez a un precio inferior a su valor real luego de que durante su administración en la Delegación se autorizara la construcción del conjunto habitacional.

Según lo publicado, en 2021 Gálvez compró la propiedad en 9 millones 768 mil pesos, cuando su valor publicitado por la inmobiliario fue de 15.5 millones de pesos.

Durante el debate, Xóchitl Gálvez señaló que la familia de Sheinbaum aparece los Panamá Papers, que es una base de datos de personas que crearon empresas fantasma y trasladaron dinero a paraísos fiscales.

«Le pregunto a Claudia, hay información de los Panamá Papers donde tu familia no tiene una, sino tres empresas en paraísos fiscales para evadir impuestos. El abogado que utilizó tu familia fue abogado de los delincuentes del crimen organizado. Te pregunto. Contesta sí o no», cuestionó.

En junio de 2021, un usuario de la red social X conocido como @ALEPHBIO difundió que la mamá de la candidata morenista, la bióloga Annie Pardo Cemo, y otros de sus familiares aparecían dentro de la lista de 289 mexicanos con cuentas en paraísos fiscales.

A la fecha, en el sitio del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) permite verificar que Annie Pardo Semo, Sally Pardo Semo, Esther Pardo Cemo y Maty Cemo de Pardo fueron accionistas en la empresa JAEM.LTD, que fue creada en las Islas Vírgenes el 1 de marzo de 1990 y quedó inactiva el 31 de octubre de 2009. El intermediario para la creación de esa empresa off shore fue el banco Merrill Lynch.

Sheinbaum también acusó a Gálvez, quien es Senadora con licencia, de presunta inconsistencia en sus declaraciones patrimoniales.

«Hay que ver sus declaraciones patrimoniales en el Senado de la República, que son totalmente contradictorias, inclusive una de sus empresas no está mencionada en las declaraciones patrimoniales, aun cuando es parte del Registro Público de Comercio», aseguró la morenista.

En julio de 2023, distintos medios de comunicación publicaron que Gálvez había omitido en su declaración patrimonial la existencia de diversas empresas en las cuales es accionista, tomando en consideración la versión pública del documento que se difunde a través de la Plataforma Nacional de Transparencia.

Sin embargo, la versión pública de la declaración de Gálvez -y la cualquier otro servidor público- no contiene toda la información declarada, debido a que el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción avaló en 2019 que todos aquellos bienes que los servidores públicos tengan en copropiedad deberán ser reservados.

Hasta el momento, la Contraloría Interna del Senado de la República no ha informado de alguna inconsistencia en las declaraciones patrimoniales de Gálvez.

En el intercambio de acusaciones, Xóchitl Gálvez volvió a responsabilizar a Sheinbaum de haber sido omisa en el Colegio Rébsamen, el cual colapsó tras el sismo de 2017 y en él fallecieron 26 personas, 19 de ellas menores de edad.

«Aquí tengo un documento que voy a subir en este momento a mis redes sociales, que prueba que un año antes tenías los elementos legales para clausurar ese colegio y si lo hubieras hecho, aquí estuvieran esos niños y sus maestros», indicó la candidata opositora.

El documento aludido por Gálvez es un oficio de la Dirección de Protección Civil de octubre de 2016, cuando Sheinbaum se desempeñaba como Delegada en Tlalpan, en el que se notifica al Colegio Rébsamen que había sido rechazada la autorización del Programa Interno de Protección Civil.

Sin embargo, el propio documento no establece que la no autorización implicara una clausura inmediata, al contrario, informó al Colegio que debía de realizar de nueva cuenta los trámites a fin de obtener la autorización correspondiente.

«Esta Dirección resuelve que la documentación anexada incumple los requerimientos normativos, motivo por el cual su trámite se determina como no aprobado.

«Por lo que tendrá que iniciar los trámites de nueva cuenta ante la Coordinación de Ventanilla Única Delegacional», refiere el documento.