En el contexto de la Feria Nacional de San Marcos (FNSM), la implementación de baños públicos se revela como una actividad comercial rentable para los empresarios locales. Se reporta que con una inversión de hasta 25 mil pesos por instalación, los dueños pueden alcanzar ganancias de hasta un 300%, de acuerdo con información recopilada por El Heraldo.
A diferencia de los sanitarios portátiles, los baños fijos ofrecen un beneficio económico más significativo en términos de costos por permisos. Para la edición actual de la feria, el permiso para operar un baño en la calle Las Flores, una ubicación clave dentro del perímetro ferial, tuvo un costo de 8,500 pesos.
Los empresarios también deben cubrir diversos gastos operativos adicionales. El abastecimiento de agua potable, esencial para el funcionamiento de estos espacios, representa una inversión de aproximadamente 5,200 pesos durante las tres semanas de la feria. La compra de insumos esenciales, tales como papel higiénico, toallas de papel, jabón líquido, productos sanitarios femeninos y chicles, así como el gasto en energía eléctrica, incrementan el costo total en más de 10,000 pesos.
En la edición anterior, los baños públicos brindaron servicio desde las 7 de la tarde hasta las 6 de la mañana, satisfaciendo las necesidades de los asistentes a la feria. Con una tarifa de 10 pesos por uso, se reportaron ingresos totales de 100,000 pesos durante las tres semanas de la feria, lo que resultó en un retorno del 300% sobre la inversión inicial.
Por tanto, la instalación y gestión de baños públicos durante la FNSM se posiciona como una iniciativa comercial atractiva para los empresarios de la región, permitiendo inversiones moderadas que generan ganancias significativas a lo largo del evento.