Aunque las autoridades estatales se han fijado un nuevo plazo para que los usuarios sean testigos de la mejoría en el transporte público colectivo, hay sectores de la capital en donde se hace urgente que se enfoquen los esfuerzos sobre todo para que haya camiones suficientes y evitar poner en riesgo a quienes tienen urgencia por llegar a su destino y no tienen otro modo de trasladarse que no sea el camión urbano.

El presidente de la asociación México Líder, Francisco Ruiz López, expresó que la demanda recurrente de los obreros que requieren de transporte para llegar sobre todo a su centro de trabajo y que necesitan estar antes de las 08:00 de la mañana, independientemente del lugar donde vivan, es que haya unidades suficientes y tan seguido como sea posible, sobre todo en las llamadas “horas pico”.

Refirió que el que lo usuarios de los camiones al nororiente de la ciudad, tanto en Segundo como en Tercer Anillo, se vean prácticamente obligados a arriesgarse y subir a un camión “sardina” con tal de llegar a su destino a tiempo, sobre todo a su trabajo por las mañanas, debería obligar a la autoridad en Movilidad a tomar medidas emergentes para que en las horas pico haya suficiencia de unidades y no esperar que entre en operación su plan estratégico que no tiene para cuándo.

Si bien nadie obliga al ciudadano a subir por la puerta trasera o ir en un camión que ya va lleno, la realidad es que sus necesidades hacen que se atrevan a eso y más, pues si bien, sanitariamente los camiones no tendrían por qué ir a tope, por seguridad tampoco debería permitírseles que llevaran exceso de pasajeros, pero resulta que esto ocurre porque no hay certeza de que pronto vaya a pasar la ruta que espera la población.

Basta darse una vuelta por el Tercer Anillo de circunvalación de las 6:00 a las 8:00 de la mañana o por las tardes entre 6:00 y 8:00 de la noche, para que se den cuenta que las paradas de camiones tienen a mucha gente en espera y hasta ahora, no ha habido una estrategia para que acudan dos camiones al menos de la misma ruta en esa hora, para dar cabida a quienes desean llegar a su trabajo o a casa.

Ante la omisión o la intención de la autoridad de Movilidad en esperar los tiempos para poner en marcha el Plan Estratégico, lo prudente es pedir a la ciudadanía use los camiones con cuidado y consciencia, pues su salud o su vida podrían estar en riesgo.

En tanto que a las autoridades estatales, se requiere pedir urgencia en las acciones para permitir que el transporte público mejore, por lo pronto que haya camiones suficientes en las horas pico y el Plan de Movilidad ponerlo en operación al 100 cuando ya esté listo, pero mientras tanto, dar alguna garantía inmediata al usuario, concluyó Francisco Ruiz.