En Aguascalientes, la mitad de los reportes de personas en posesión de armas de fuego están relacionados con el uso de réplicas, según datos proporcionados por el secretario de Seguridad Pública Municipal, Antonio Martínez Romo. Esta situación ha llevado a las autoridades a plantear la necesidad de regular la venta de estos artefactos, los cuales se comercializan libremente en la zona centro de la ciudad.
Martínez Romo explicó que las armas de plástico y otras réplicas están causando serios problemas de seguridad. En un reciente operativo en un hotel, las autoridades aseguraron dos armas largas, un arma corta, un portaplacas táctico y algunas dosis de droga. Al revisar las armas, se descubrió que eran réplicas capaces de disparar proyectiles de hidrogel. Sin embargo, pueden engañar fácilmente a personas sin conocimientos, generando situaciones peligrosas.
El funcionario destacó que, en ocasiones, los oficiales se encuentran con réplicas tan realistas que podrían ser confundidas con armas de fuego verdaderas. Esto no sólo pone en riesgo a los oficiales, sino también a los ciudadanos, ya que una confrontación podría resultar en el uso de fuerza letal.
La situación se agrava con la modificación de réplicas para disparar munición real. Aunque estas armas pueden dañarse al disparar, representan un riesgo significativo. Además, se han encontrado armas hechizas, fabricadas con tubos y clavos, que simulan cañones y pueden disparar cartuchos de manera improvisada.
Finalmente, señaló la importancia de regular la venta de réplicas, muchas de las cuales ya no llevan las marcas distintivas como colores fluorescentes en la punta del cañón, lo que antes ayudaba a identificarlas como juguetes. La falta de regulación permite que estas réplicas metálicas y de hidrogel, muy similares a las armas reales, se vendan sin restricciones.