Tras destacar que son permanentes los operativos de supervisión, el director de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías, informó que en el municipio capital se han sancionado tortillerías, cremerías, paleterías, panaderías, loncherías, bodegas de abarrotes, carnicerías, fruterías, minisupers, tiendas de muebles, restaurantes y distribuidoras de medicamentos, así como consultorios médicos y dentales y anexos, entre otros.
El personal de la Guardia Sanitaria también ha realizado operativos en los municipios del interior, donde se reportaron irregularidades en diversos giros; en Rincón de Romos, se suspendieron funerarias y establecimientos de venta de comida.
Además, en Jesús María se procedió con la misma medida de suspensión en cremerías, tortillerías, molinos y centros de rehabilitación, mientras que en Pabellón de Arteaga se hizo lo propio con tortillerías, así como centros de recuperación física y unidades de atención a alcohólicos.
Entre las principales irregularidades detectadas están el incumplimiento en el uso de cubrebocas, de gel antibacterial y de tapetes sanitizantes, así como el respeto a la sana distancia, el lavado de manos, y la aplicación de medidas higiénicas extremas en el manejo de los alimentos y dinero en efectivo.
Subrayó que es importante la participación de los comerciantes y de la sociedad en general para continuar con la lucha contra el COVID, mientras las autoridades sanitarias, continuarán con los operativos para supervisar que en todos los negocios se cumplan con las medidas sanitarias necesarias que permitan frenar los contagios.
Los fines de semana se hacen rondines especiales en restaurantes, bares y merenderos, para constatar que respetan el protocolo sanitario, que les corresponde.