Rolando Herrera e Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Médicos, enfermeras y camilleros desfilan en los módulos de vacunación en distintas sedes del Valle de México, cansados por la batalla que han dado en un año inusual, pero esperanzados por recibir la vacuna contra Covid-19.
En el año que termina, junto al personal médico de todo el País, vieron pasar por salas de urgencia a casi medio millón de pacientes sospechosos y trabajaron en la atención de 281 mil 543 que fueron confirmados con Covid-19 y que requirieron hospitalización.
Pese a sus esfuerzos, tuvieron que atestiguar la defunción de 123 mil 845 pacientes, lo que en no pocos casos provocó frustración, desesperanza e impotencia.
En la fila del módulo de vacunación del Hospital Militar de Chivatito, el sargento Alfonso Bermejo Morales, 33 años, suspira antes de decir que se siente aliviado al pensar que para él esa vacuna es el parteaguas para la protección contra el virus que atemorizó al mundo en 2020.
“Yo me siento privilegiado al recibir esta vacuna, por ser parte del personal de salud y también satisfecho porque así podemos seguir realizando nuestro trabajo”, consideró.
Del mismo ánimo se escuchó a la Teniente Enfermera Viridiana Luengas. “Me siento contenta de ser de las primeras personas en recibirla y saber que mediante la aplicación de la vacuna podemos seguir atendiendo a la población. ¡Seguimos en la lucha!”, dice la mujer de 37 años.
Sergio López Rodríguez, enfermero del Hospital General de Zona 48, del IMSS, se dice superado.
“Que la gente haga consciencia por favor, es un grito de desesperación, pero aquí seguimos en la línea de guerra. Quedé con secuelas, con crisis de ansiedad, me está tratando la psiquiatra. Me da mucho miedo. Ahorita gracias a Dios ya se me quitó el miedo. Cada 10, 15 minutos fallece una persona”, aseguró.
Pero antes de que llegue la inmunización para todo el personal médico, tendrán que enfrentar en las próximas semanas lo que se prevé sea la mayor demanda de hospitalización desde que inició la pandemia.
De acuerdo con el último reporte del Sistema de Información de la Red IRAG, de fecha 29 de diciembre, en el País había un total de 17 mil 379 personas hospitalizadas y 136 hospitales reportaron tener una ocupación del cien por ciento.
El director general del IMSS, Zoé Robledo, dijo ayer que están haciendo un esfuerzo extraordinario en el Valle de México y Baja California, donde se registra el mayor aumento de demanda, para no verse rebasados.
“Sí, hay que decirlo como es, estos han sido de los días más complejos en la atención hospitalaria”, indicó.
Si bien la vacuna ofrece una luz de optimismo, advirtió el Grupo Técnico Asesor de Vacunación, falta conocer el resultado que tendrá en la población.
“Se puede concluir que las vacunas que están en desarrollo son de emergencia. No existe aún evidencia sobre eficacia clínica, y la evidencia de inmunogenicidad, sobre todo de seguridad, está limitada a estudios de Fase 1 y 2 y a los más recientes datos de análisis intermedios”, indicó en un artículo publicado en la revista científica Salud Pública de México, que edita el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).