Cerca del ochenta por ciento de las personas que participan en un accidente vial, son jóvenes en edad productiva, es decir de entre los 20 a los 50 años de edad, de los cuales cerca del 25% queda con secuelas incapacitantes, lamentó Leonardo López Almejo, miembro del Consejo Directivo de la Federación Mexicana de Colegios de Ortopedia y Traumatología A.C. Dijo, además, que aunque muchos pensarían que las mujeres son quienes tienen mayor participación en este tipo de eventos, tras considerar que son malas al volante, no es así, puesto que por cada cuatro hombres que se accidentan, sólo hay una fémina.
“Somos un estado joven en Aguascalientes, con una edad promedio de 25 años, la mayoría está concentrada en la ciudad capital, Aguascalientes, que por ser la zona más poblada, la incidencia en accidentes es mayor (…) Uno pensaría que las mujeres son quienes tienen más accidentes, porque se les acusa de que no saben manejar bien, pero no, los accidentes que se registran en el estado en su mayoría son de hombres, cuatro varones por cada mujer”, puntualizó el especialista.
Ante esta situación, subrayó que es vital que el personal médico tenga los conocimientos bastos para saber actuar durante los primeros minutos posteriores al evento automovilístico, denominados también “la hora dorada”, lapso en que cuando las lesiones son graves, se puede salvar la vida llevando a cabo procedimientos adecuados.
El médico enfatizó que lesiones como traumatismos en el cráneo severos con hemorragia, lesiones en huesos largos, fractura de cadera o de pelvis, entre otros, se consideran de gravedad, y de no actuar a la brevedad y con la conciencia de que se está trabajando con la vida humana, el desenlace puede ser fatal, o en el mejor de los casos las secuelas referirán muchos impedimentos físicos.
Aportó, además, que el celular y las bebidas embriagantes no son buenas mancuernas para el volante, pues la cuarta causa de muerte a nivel nacional tiene que ver con los accidentes de tránsito; “sigue faltando el factor cooperación por parte de la sociedad, una verdadera conciencia, respetar los límites de velocidad, aunque parece que siempre todos llevamos prisa”, manifestó.