Tonatiúh Rubín
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los seres humanos son los únicos responsables de la pandemia del Covid-19, aseguraron expertos en una carta publicada por la Plataforma Intergubernamental Científico Normativa sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES, por sus siglas en inglés).

“Al igual que ocurre con las crisis climática y de diversidad biológica, las últimas pandemias son consecuencia directa de la actividad humana, en particular de nuestros sistemas financieros y económicos mundiales, que se basan en un paradigma que premia el crecimiento económico a cualquier precio”, denunciaron.

La misiva fue escrita por Josef Settele, Sandra Díaz y Eduardo Brondizio, copresidentes de la evaluación mundial que el IPBES publicó el año pasado, en la que determinó que un millón de especies están en peligro de extinción; así como Peter Daszak, presidente de la EcoHealth Alliance.

El 75 por ciento de todas las enfermedades infecciosas emergentes que afectan a las personas, como el Covid-19, son de origen animal, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Por lo tanto, las actividades que ponen en contacto directo a un número creciente de personas con animales portadores de estos patógenos son la causa de las pandemias.

El planeta está en deterioro debido a la deforestación, la expansión de la agricultura, la cría intensiva de ganado, la minería, el desarrollo de infraestructura y la explotación de especies silvestres.

Los especialistas calificaron a esta crisis ambiental como una “tormenta perfecta” para la transmisión de enfermedades de la flora y fauna silvestres a las personas.

“Si a esto se añade el comercio no reglamentado de animales silvestres y el enorme crecimiento del transporte aéreo mundial, queda claro cómo un virus que antes circulaba de manera inofensiva entre los murciélagos de Asia Sudoriental ha infectado actualmente a más de 2 millones de personas”, señalaron.

Si bien las enfermedades transmitidas de animales a humanos ya causan cerca de 700 mil muertes al año, la posibilidad de que se produzcan futuras pandemias como la del Covid-19 es elevada.

Existen alrededor de 1.7 millones de virus no identificados en mamíferos y aves acuáticas que pueden infectar a las personas.

“Cualquiera de ellos podría ser la próxima ‘enfermedad X’, quizá aún más perturbadora y letal que la del Covid-19”, alertaron.

Los autores recalcaron que es posible que las futuras pandemias se produzcan de manera más frecuente, se propaguen con mayor rapidez, tengan una repercusión económica mayor y acaben con la vida de más personas.

Recomiendan futuro sostenible
En su carta, los especialistas realizaron recomendaciones para reducir el riesgo de que se produzcan brotes de enfermedades en el futuro.

El primer paso es fortalecer la aplicación de las normas ambientales existentes.

Los paquetes de estímulos económicos para la recuperación del Covid-19 tienen que ofrecer incentivos para llevar a cabo actividades más sostenibles y positivas para la naturaleza.

Aunque desde el punto de vista político sea oportuno flexibilizar las normas ambientales y apoyar a sectores como los de la agricultura intensiva, las aerolíneas y los combustibles fósiles, hacerlo sin exigir cambios subvenciona la aparición de futuras pandemias, consideraron.

También aconsejaron adoptar un enfoque de “Una sola salud” en todos los niveles de toma de decisiones, en el que se identifiquen las interconexiones entre la salud humana, de los animales, las plantas y el medio ambiente.

Por último, urgieron financiar a los sistemas de salud e incentivar un cambio de compartimiento por el riesgo de pandemia.

“La respuesta a la crisis de la Covid-19 exige que todos hagamos frente a los intereses creados que se oponen al cambio transformador y que acabemos esta situación de ‘business as usual'”, apuntaron.