El director de Reglamentos, David Ángeles Castañeda, informó que en dos meses del “Quédate en Casa” se han recibido de 15 a 20 quejas ciudadanas en contra de vecinos ruidosos, a quienes ya se les han comenzado a aplicar sanciones económicas que oscilan de los 2 mil 400 a los 8 mil pesos, de acuerdo a la reincidencia.
Aseveró que las fiestas o reuniones ruidosas solían presentarse únicamente en la zona oriente y el sur de la ciudad, sin embargo desde la presencia de la contingencia sanitaria se ha generalizado e incluso dentro del Club Campestre y el Club Pulgas Pandas, donde evidencia que la gente anda desesperada pero no tienen el derecho de molestar con exceso de ruido a los demás.
Por este momento, los antros, restaurantes y bares se encuentran cerrados, pero aun así han sido denunciados por su apertura y a diario se clausuran entre 1 y 2 restaurantes, taquerías u otros establecimientos que concentran personas, también se clausuran un promedio de 2 o 3 antros a la semana.
Además reconoció que la mitad de las denuncias por vecinos ruidosos son llamadas falsas, porque el personal de Reglamentos se desplaza hasta las casas particulares y no se encuentra lo denunciado, en aquellas que se detecta se les emite un apercibimiento y si reinciden se les aplica las multas económicas.
Detalló que de las 15 a 20 denuncias por vecino ruidoso en casas particulares, en una o dos se les aplican sanciones, que se traduce en aproximadamente 14 a la semana.
Para cualquier reporte comunicarse vía WhatsApp 449-257-7049 y a los teléfonos 910-1084 y 918-1280, otra forma en que se reciben es por la denuncia por parte de los restauranteros o vecinos, y señaló que todos los días desde las 10 de la mañana hasta las 2 o 3 de la madrugada recibe llamadas telefónicas de intervención.