Carecen industriales de la masa y la tortilla de financiamiento público para equiparse con tecnologías sustentables, que les permitan por un lado consumir menos electricidad y a su vez contribuir con el cuidado del medio ambiente. El líder del gremio, Héctor Pérez, reconoció que únicamente el 5% de las tortillerías afiliadas, cuentan con ese tipo de equipamientos, la gran mayoría se encuentran marginados en la espera de que una vez que se regularice el ritmo productivo, puedan ser escuchados por las autoridades correspondientes.
Derivado del alto costo de facturación por el consumo de energía eléctrica, así como la presencia de competencia desleal y del encarecimiento en los insumos para producir tortilla, algunos negocios incluso de varios años de tradición han tenido que cerrar de manera indefinida, al resultar poco redituable a consecuencia de todos los gastos operativos, que han reducido de manera importante su margen de ganancia. Héctor Pérez explicó que aquellos que permanecen abiertos, se encuentran en la espera de recibir apoyos que les permitan equiparse con maquinaria moderna que ayude a disminuir el consumo de luz y de gas. Actualmente, de los 680 negocios que representa, sólo el 5% de ellos, es decir 34 en total, cuentan con paneles solares, cuya inversión supera los 125 mil pesos. Al resultar una inversión de capital importante, reconoció que no todos los industriales de la masa y la tortilla se encuentran en condiciones de poderlo hacer.
“Muy pocos negocios cuentan con paneles solares, algunos los consiguen en comodato otros más invierten, pero no todos tienen esa posibilidad. Hablar con los de la CFE es complicado, no dan tregua, la elevada facturación nos está asfixiando”, reconoció.