Ante el fenómeno creciente de menores de edad infractores o que se han involucrado en actos delictivos, no está de más observar que podría tratarse de un tema de reclutamiento por parte de quienes siendo adultos están inmersos en la delincuencia organizada, expresó el diputado local, José Manuel González Mota.
Para nadie es desconocido que son cada vez más los menores de edad que son parte del negocio ilegal de drogas y otros delitos relacionados con la delincuencia organizada, por lo que sugirió investigar en torno a la posibilidad de que haya grupos que se dediquen a reclutarlos, al saber que la penalidad para los niños y adolescentes es menor que para los adultos.
“Lo que no se puede ocultar es que en Aguascalientes niños y adolescentes, y en algunos casos niñas, son utilizados por la delincuencia organizada para cometer delitos como venta de drogas y estupefacientes, robos y extorsiones”.
Esto se debe con mucha probabilidad, dijo, a los vacíos legales que permiten que los menores de 18 años sean utilizados como “carne de cañón” sin consecuencia legal alguna, pues la sanción más grave es privarlos de la libertad por 3 años.
El diputado morenista resaltó que el mercado ilegal de las drogas contribuye en gran medida a que se dé el reclutamiento de niños y adolescentes para la distribución en colonias o manzanas, y hasta en los centros escolares, “de esta forma les arrebatan la inocencia y les impiden el sano desarrollo de su personalidad”.
Ante esta situación es que se ha considerado la necesidad de incluir en el Código Penal de Aguascalientes el castigo a los adultos que sean responsables de los niños y adolescentes, no sólo por el descuido que origina que caigan en esos grupos delictivos, o bien, penalizar con más severidad a aquellas personas que induzcan a esos menores de edad a la comisión de algún delito.
Indicó que por parte de la fracción parlamentaria de MORENA se ha presentado una iniciativa para que se considere como corrupción de menores o inducción de menores de edad y personas que no tienen capacidad de comprender lo que es un hecho delictivo, y que se les castigue con un mínimo de 6 y máximo de 14 años de prisión y hasta 500 días de multa, así como el pago total de la reparación de los daños, a esos adultos que utilicen a niños y adolescentes para que cometan delitos de cualquier tipo.