En las escuelas públicas de Aguascalientes se encuentra en franca erradicación la realidad del consumo de alcohol por parte de los trabajadores de la educación, gracias a la estrategia de cero tolerancia y de hacer conciencia a través de los años, en que la responsabilidad primera se concentra en la actividad laboral, manifestó el dirigente estatal del SNTE, Mario Armando Valdés Herrera.

En la actualidad, dijo, no hay una situación exagerada, son casos aislados los que se presentan, uno o dos casos cada seis u ocho meses, donde los trabajadores de la educación se ausentan de sus labores por la ingesta abusiva de bebidas embriagantes.

Otro de los aspectos que se insiste a los maestros y a todo trabajador de la educación es que sean ejemplo de los niños, adolescentes y jóvenes estudiantes desde preescolar, primaria, secundaria y preparatorias.

El secretario general de la Sección Uno del SNTE precisó que con aquellos trabajadores de la educación que incurren en tales comportamientos se procede a llamarles la atención, se les concede un permiso o licencia sin goce de sueldo, a fin de que se internen en un centro de rehabilitación, el cual emite una constancia que demuestra que sí se atendió.

Aseveró que en estos casos se requiere del apoyo de las familias de esos trabajadores, porque el SNTE no puede obligarlos a que pidan apoyo para superar el problema con el alcohol.

Aquellos trabajadores de la educación que no han aceptado estas condiciones del SNTE, han terminado siendo cesados de sus plazas laborales, porque primero se encuentra la educación de niños y jóvenes de Aguascalientes, expresó.

“Si un trabajador de la educación llega con aliento alcohólico al plantel educativo, sencillamente se le regresa a su casa, con las sanciones laborales correspondientes”, recalcó.

Comentó que han pasado años sin cesar a nadie, pero en otros momentos se han registrado casos cada seis u ocho meses; se lleva un seguimiento de aquellos maestros o trabajadores conocidos que enfrentan problemas por el consumo de bebidas embriagantes, a fin de cuidar el ausentismo o que caigan en otro tipo de irregularidades laborales.

En entrevista con El Heraldo, Mario Armando Valdés Herrera precisó que esta problemática se puede registrar en cualquier escuela del estado de Aguascalientes, pero ya son muy contados los casos que se registran y además se encuentran plenamente identificados, a quienes se les busca un servicio de rehabilitación, donde muchos han logrado rehabilitarse y otros fueron retirados del servicio de educación.

Desde hace 20 años, el SNTE optó por no defender estas causas de sus representados; antes los trabajadores de la educación, que implica no sólo a maestros, sino a todo el personal de las escuelas, abusaban del consumo del alcohol, donde el Sindicato Nacional tenía fama de defender a borrachos, violadores y demás.

La Sección Uno del SNTE ha venido generando una cultura de responsabilidad, donde el trabajador se concientice de que debe atender sus labores educativas, sea o no frente a grupo, y ésta ha sido la principal arma con la cual se ha ido combatiendo.

Por último, expresó que los trabajadores de la educación han ido comprendiendo que tienen el privilegio de formar parte del sistema educativo y si no lo cuidan llegará otra persona a ocupar su espacio.