Con las reglas de operación publicadas en el Periódico Oficial del Estado, el Programa de Apoyo a la Gestión Escolar (Proage) para el ciclo escolar 2020-2021 destinará una cantidad de 50 millones de pesos para el sostenimiento de las escuelas de nivel básico, y con esta cifra el Gobierno del Estado ha canalizado 200 mdp en los últimos cuatro años.

El director del Instituto de Educación de Aguascalientes, Raúl Silva Perezchica, informó que el monto a transferir a cada escuela se definirá de acuerdo al número de estudiantes inscritos al inicio del ciclo escolar 2020-2021 y será de doscientos pesos por estudiante.

Agregó que los recursos serán asignados por el IEA en una sola emisión y serán intransferibles; deberán ser utilizados únicamente para el mantenimiento, así como la operación de la escuela.

A través de Proage se solventan las necesidades de planteles públicos de preescolar, primaria, secundaria y los Centros de Atención Múltiple (CAM), de acuerdo a los planes de trabajo de los Consejos de Participación Escolar (CPE), a fin de garantizar la disponibilidad de material didáctico y el adecuado funcionamiento de las instalaciones.

Explicó que el padrón de estudiantes se integrará de acuerdo a la información proporcionada por las escuelas, con fecha límite al último día de septiembre ante la Subdirección de Control Escolar, Incorporación y Revalidación del IEA.

Indicó que una vez conformados y registrados los CPE de las escuelas ante el Departamento de Participación Social del IEA, se validará la documentación necesaria para entregar el recurso al presidente del Consejo de cada escuela.

Posteriormente, el IEA realizará el cálculo mediante el cual se obtendrá el monto del recurso que será entregado al presidente del CPE en una sola emisión y en cheques expedidos por la Dirección de Finanzas y Administración del IEA.

Subrayó que la operación de Proage deberá efectuarse en todo momento bajo los principios de ejecución del gasto público y de conformidad con los criterios de legalidad, honestidad, eficiencia, eficacia, economía, racionalidad, austeridad, transparencia, control y rendición de cuentas.

Finalmente, puntualizó que la aplicación del recurso no podrá ser destinada a eventos sociales, ni al pago de estímulos económicos, premios de ninguna especie, compensaciones o sobresueldos de directivos, docentes o empleados, ni para la contratación de personal.