Este martes se reportaron 105 casos de personas positivas al COVID-19 en Aguascalientes -10 más que el lunes-, sólo uno ameritó hospitalización por estar considerada como grave, tratándose de una mujer de 29 años, el resto se recuperan en su domicilio y su condición de salud es estable, 3 de ellos presentan comorbilidades como la Hipertensión Arterial Sistémica y en el caso de un varón con Tabaquismo y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

El secretario de Salud del Estado, Miguel Ángel Piza Jiménez refirió que se ha conservado la línea de fallecidos en 4 personas; hay 58 sospechosos, 44 personas que han logrado su recuperación, en total han sido revisadas mil 368 personas y mil 208 han resultado negativas.

Tras dar a conocer que el Operativo Centinela sigue dando resultados al permitir la detección de personas con enfermedades de las vías respiratorias que pudieran ser positivas y aislarlas en lo inmediato, también destacó que este esquema de trabajo se ha llevado a 7 empresas locales que tienen personal laborando, en donde han aplicado de 15 o 20 pruebas para descartar que haya coronavirus entre ellos. La intención de esto es romper las cadenas de transmisión del virus.

Cabe hacer mención que entre los 44 que han superado la enfermedad son 38 de esta capital, 5 de Pabellón de Arteaga y 1 de Asientos.

Refirió que el 79% de los pacientes con COVID-19 son atendidos en hospitales de la Secretaría de Salud local; 16% en el IMSS y 5% en el ISSSTE y en las 3 instancias se han tenido experiencias de haber dado de alta pacientes que superaron el virus.

Piza Jiménez expresó que si bien para la Fase 3 se espera un incremento de contagios, puntualizó que en la entidad el sector salud está preparado para hacer frente a los requerimientos que se lleguen a tener; por lo pronto se trabaja en el Hospital Hidalgo pero también están disponibles el Tercer Milenio, así como los hospitales de Rincón de Romos, Pabellón de Arteaga y Calvillo.

De la misma manera, comentó que una vez que pase la Fase 3, se tendrá que empezar a prever lo que ocurrirá en una cuarta etapa, pues es la reincorporación paulatina a la actividad productiva y social, no obstante también se debe preparar a la ciudadanía y al sector salud para una posible segunda oleada que se pudiera dar en otoño, cuando se juntan épocas de otros virus como la influenza.