César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En al menos 10 estados del país, personal de salud marchó para exigir la liberación del médico chiapaneco Gerardo Grajales Yuca, acusado por presunto abuso de autoridad.
Con batas blancas, caretas y cubrebocas, cientos de inconformes se dieron cita en la Ciudad de México, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Tamaulipas, Morelos, Querétaro y Quintana Roo.
En la Ciudad de México, a través de un mensaje grabado, la voz del doctor se escuchó para reivindicar la labor de los trabajadores.
“He sabido los diferentes casos en contra del gremio del personal en salud, no somos criminales, no somos delincuentes, no somos asesinos”, dijo.
El mensaje de voz fue enviado a profesionales de la salud que marcharon desde el Monumento a la Revolución a Palacio Nacional, sosteniendo pancartas con leyendas como: “Somos médicos, no criminales”. .
“A pesar de todos los hechos que se han dictado en mi contra yo soy inocente”, agregó Grajales Yuca, denunciado por Karen Ramírez, hija del ex líder de Mover a Chiapas, Miguel Ramírez, quien murió de Covid-19, por presuntamente pedirle comprar medicamentos para atender a su padre, cuando supuestamente sí había fármacos disponibles en el hospital.
“Si bien no soy un héroe, lo mínimo que requiero es que se demuestre mi inocencia”.
En un mitin frente a las vallas que resguardan Palacio Nacional, los manifestantes reprocharon el maltrato general hacia los profesionales del sector Salud, quienes enfrentan a diario la pandemia de Covid-19, por lo que solicitaron también un encuentro con el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
“Queremos que demuestre que realmente está abierto al diálogo, el Frente Nacional de Trabajadores de la Salud está pugnando por la libertad inmediata de nuestro compañero Gerardo Gutiérrez Yuca”, indicó Fabián Valdez, del Frente Nacional de Trabajadores de la Salud.
Consideró que las acusaciones en contra del doctor chiapaneco, quien se encuentra en arresto domiciliario, son por una práctica que todos los médicos realizan debido a que las autoridades no dotan de insumos a los hospitales.
“Si no quieren que sigamos pidiendo material de curación y medicamentos a nuestros pacientes, cumplan con su obligación como Estado, como Gobernantes, de dotar a las instituciones de salud de todo lo necesario”, dijo.