A pesar de los sinsabores, predomina la felicidad entre los mexicanos. Gerardo Leyva Parra, director general adjunto de Investigación del INEGI, indicó que el promedio de satisfacción con la vida de una persona adulta es de 8; en las personas jóvenes es más marcada la felicidad, pues el nivel de satisfacción de quienes tienen entre 18 y 29 años es de 8.2, pero esta perspectiva va decreciendo conforme la gente envejece, pues las personas mayores de 75 años tienen una índice de satisfacción de 7.5.

Comentó que existe una relación entre la felicidad y los ingresos económicos, ya que las personas con mayores recursos reportan un índice de satisfacción de 8.6, mientras que en la población con menores ingresos este índice es de 7.4.

En este sentido, Leyva Parra apuntó que también hay una relación de la felicidad con las adicciones, pues en los hogares con personas que sufren de este tipo de problemas tienen niveles de satisfacción con la vida por debajo del promedio nacional: 7.6 en el caso de tabaquismo, 7.1 con respecto al alcoholismo y 6.6 con relación a la drogadicción.

Comentó que este relativo optimismo de los mexicanos encontrado por el INEGI es consistente con un estudio llamado World Hapiness Report, que concentra información de 156 países, y donde México se ubica en el lugar 25 en el reporte más reciente, que es de este año.

Para finalizar, el director general adjunto de Investigación del INEGI, refirió que estos datos son el resultado de los estudios de bienestar autoreportado (Biare), un método estadístico que permite determinar el bienestar subjetivo. Lo anterior se desprende de una iniciativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), para que los países comenzaran a generar información sobre este tema.