Aguascalientes ocupa el cuarto lugar nacional en el proceso de desertificación del suelo, lo cual es preocupante porque se está perdiendo uno de los elementos más importantes para la vida, dado que de ahí comemos y de seguir este ritmo en pocos años tendremos que mudarnos a otro sitio para mantenernos, destacó el director de Conciencia Ecológica de Aguascalientes, Humberto Tenorio Izazaga.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía que se celebra este 17 de junio, el ambientalista recordó que Aguascalientes se encuentra ubicado en el semidesierto, justo en la misma latitud donde está el Desierto del Sahara, por lo que esta fecha es para concientizar y evitar la expansión de las áreas de pérdida de suelo fértil en nuestro territorio.

Destacó que la degradación del suelo se da por varias razones, siendo una de las más importantes por las tierras que son cultivadas con las mismas especies durante varias temporadas, lo cual agota los suelos. Apuntó que en múltiples áreas del campo de Aguascalientes hay varias plantaciones de árboles a lo largo que sirven de contención, sin embargo, se ha dejado de lado tal práctica, lo que hace que el viento y el agua arrastren el suelo.

Otro aspecto que ha favorecido la desertificación en el estado es la instalación de granjas solares, ya que en su colocación se tala el suelo, quitando matorrales, pastos y arbustos para construir los armazones donde van los paneles solares dejando totalmente pelona la tierra.

Estableció que Aguascalientes está en cuarto lugar en el proceso de desertificación de su territorio, lo cual no es nada halagador porque del suelo es donde comemos junto con la luz, el aire y el agua. “Son los cuatro elementos para que se dé la vida, entonces si perdemos el suelo nos convertiremos en migrantes ambientales. Tendremos que irnos a otro lugar donde podamos tener suelo para poder mantenernos. Es una lamentable herencia que estamos dejando para nuestros hijos y nietos, la desertificación del territorio”.

Indicó que para revertir lo anterior se deben hacer actividades de conservación como barreras de árboles en las zonas de cultivo para que el aire no arrase con la tierra; disminuir el uso del agua rodada y aplicar prácticas de mejor riego ante la escasez del vital líquido; evitar la quema de los pastos; evitar el desmonte de terrenos para un cultivo; y evitar el derrame de productos contaminantes sobre todo de las fábricas y fomentar el reúso del agua. “Del suelo comemos, entonces a dónde vamos si seguimos así. Ya tenemos problemas de sequía, de falta de agua y ahora perdemos algo tan importante como el suelo, a dónde vamos a parar”.

¡Participa con tu opinión!