El incremento en ventas ordinarias para algunos establecimientos afiliados a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, que se dará durante la presente temporada vacacional de verano, se convierte únicamente en un respiro para continuar encaminándose a la recuperación luego de años de complicaciones por la presencia de COVID-19.
El presidente estatal de Canirac, José Álvarez Fernández, reconoció que la temporada vacacional es uno de los periodos especiales para los establecimientos enfocados a la venta de alimentos, al existir buenas ventas en promedio y hacerle frente a meses complicados. Sin embargo, los efectos por la pandemia siguen causando estragos, aunado a la alta inflación estacionaria que ha implicado a tener que realizar ajustes en sus respectivos menús.
Por lo anterior, el líder del sector restaurantero, señaló que de momento un número importante de negocios han empleado nuevas estrategias para seguir subsistiendo, como es el lanzamiento de promociones, principalmente en ciertos días u horas, servicios de valet parking, entre otros más.

“Hay algunos elementos que nos están pegando todavía, como es la inflación (…) Estamos haciendo esfuerzos para alcanzar la recuperación. Por fortuna ya no hay cierre de negocios y por lo contrario, hay planes de nuevos proyectos…”
José Álvarez, CANIRAC