Con el registro de uno a dos asaltos diarios a los choferes de taxi y el robo aproximado de cien vehículos de alquiler, cuya incidencia se tiene a lo largo del año, el presidente de la AUGTEA, Óscar Romo Delgado, reconoció que menos del 50% de los casos es denunciado ante la Fiscalía General del Estado y ha ido en incremento los hechos perpetrados con armas de fuego.
Comentó que aproximadamente el 90% de los automóviles robados son recuperados, tras ser abandonados por los delincuentes y luego de quitarles una diversidad de accesorios como estéreos, llantas y baterías. Ahora la preocupación mayor es que antes estos sucesos se presentaban con la amenaza de un arma blanca y hoy emplean pistolas.
Por ello, llamó a las diferentes corporaciones policiacas a diseñar estrategias para apoyar al gremio taxista para defenderlo de las personas que operan fuera de la ley.
El dirigente de las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado aseveró que no existe el interés de los choferes de presentar la denuncia a causa de las pequeñas cantidades de dinero robadas o bien de teléfonos celulares. “Los casos que se denuncian ante la Fiscalía del Estado como sucedió este fin de semana son los robos a mano armada, con violencia, lo cual genera una intensa inquietud entre el gremio”, enfatizó.
Óscar Romo Delgado detalló que estos sucesos se presentan en los diferentes municipios del estado, pero de modo particular en la ciudad capital y con mayor frecuencia en la zona oriente. El dirigente de la AUGTEA recalcó que a lo largo del día cada chofer puede tener de 20 a 30 pasajeros, por lo que es muy difícil prever quién trae intenciones fuera de la ley, de ahí que no existen muchas medidas para controlarlo.
“Sin embargo, la solicitud a la autoridad es que trabaje y encuentre a los presuntos responsables de los robos que han sido denunciados debidamente para detener a los asaltantes y delincuentes”, puntualizó.