Una regla no escrita es las que cumplen al pie de la letra las corporaciones policiacas, al aprehender al último eslabón de la delincuencia organizada, trátese de traficantes, homiciditas y “polleros”, entre otros de esta larga escala negativa. Los “peces gordos” están a buen resguardo en alguna de sus residencias, inclusive reciben un trato privilegiado por ser personas “de buen corazón”, que colaboran en obras sociales y hacen donativos importantes.

Sólo en excepcionales ocasiones es aprehendido alguno de ellos y ocurre cuando no cumplen los acuerdos contraídos y se hace para demostrar a los demás que con la autoridad no se juega, por lo tanto si hay compromisos deben cumplirlos sin pretextos.

El caso de los “polleros” detenidos en Aguascalientes, junto con más de 300 indocumentados, no eran los jefes de una mafia, ni siquiera los lugartenientes, sino que su única función era ser choferes, trasladarlos hacia el norte del país y vigilar que todos llegaran “con bien” a su destino. Con su aprehensión pasa lo mismo que con los conocidos como “burros”, que son sorprendidos con un cargamento de droga y se les consigna ante la Fiscalía General de la República, pero no se lleva a cabo una investigación que permita determinar quién los contrató y dónde se encuentra. Toda la función de la policía local es detener a los que, de hecho, son trabajadores de una empresa delictiva y que pagan con varios años de cárcel el haber aceptado ser enviados.

Periódicamente la Secretaría de Seguridad Pública del Estado anuncia el reforzamiento del Operativo Escudo, operativo que debe estar construido con madera porque se nota que tiene demasiadas termitas y por los hoyos se filtran los “malosos”. Las muertes violentas atribuidas al crimen organizado, principalmente de narcomenudistas y por ajustes de cuentas, cuando son investigadas se hace únicamente para atrapar al autor, al asesino material, pero nunca se sabe quién lo ordenó, simplemente se busca al ejecutor, porque no se quiere ir más allá, no sea que se moleste el señor o la señora.

De manera reiterada se habla que con el esquema del Mando Único se ha evitado que esta entidad se contamine con los sucesos que tienen lugar en Zacatecas, Jalisco, Guanajuato y San Luis Potosí, lo que supondría que basta con que unan sus fuerzas todas las corporaciones, tanto estatales y municipales como federales, para que se asusten los criminales, pero la verdad es muy diferente porque los ataques no cesan. Ciertamente, ha habido detenciones de individuos que portaban armas de grueso calibre, pero todo llega hasta ahí, al ignorarse para quién trabajaban.

Aunque los empresarios pelean actualmente por quedarse con la dirección de una de sus agrupaciones, no cesan de exigir que se haga una labor más concreta en contra de la delincuencia en general, es el caso del presidente de la Coparmex, Juan Manuel Ávila, quien señaló que la presencia de 341 extranjeros sin documentos que se detectó en una finca “evidenció la falta de coordinación de las autoridades de seguridad pública, principalmente de la Federación, lo que debe ser atendido cuanto antes”.

Lo sucedido el pasado 7 de septiembre, apuntó, debe ser un llamado de atención del área de seguridad, porque con la misma facilitad que entraron cientos de emigrantes pueden hacerlo células de la alta delincuencia.

Mientras no se haga una labor que funcione hacia todas direcciones, la hidra permanecerá intacta, aunque eso sí, la captura de algunos miembros le da cierto prestigio a quien la realiza.

GAZAPOS

Todo aquello que se cubrió, que se disimuló o de plano que fue ocultado, sale a relucir cuando está próximo a fondear, por lo que no sorprende que a unas semanas de concluir el periodo constitucional de la actual administración municipal de Aguascalientes se mencione que bajo el tapete quedan demasiados pendientes, principalmente en materia de fiscalización, cultura, mujeres y jóvenes, que recibieron poco presupuesto para tener un verdadero crecimiento.

En los 22 meses de la actual administración y tres años anteriores que operó el mismo grupo, hubo fallas que deben ser analizadas y en su caso subsanadas por la nueva administración. Las regidoras Citlali Rodríguez (PRI) y Juana Martínez (PRD) señalaron que el órgano de control interno, la unidad de transparencia y acceso a la información, lo mismo que las mujeres y los jóvenes fueron abandonados y en algunos casos sufrieron de violencia.

Citlali Rodríguez, que al ser reelecta continuará en el Cabildo 2021-2024, ha sido una voz en el desierto ya que en varias ocasiones denunció las omisiones sin lograr que se corrigieran, por lo que pidió que en el gobierno entrante escuche a quienes presentan una queja, una denuncia o plantean una sugerencia, como única vía de reparar el daño que sufre el tejido social. Aunque representa una minoría, la mayoría del cuerpo edilicio debe tener la suficiente capacidad para escuchar y juntos resolver los asuntos que se planteen.

En tanto, Juana Martínez dijo que el tema de la mujer es uno de los grandes asuntos inacabados, máxime que a raíz de la pandemia hubo un aumento de violencia de género, pese a lo cual no se creó la infraestructura necesaria para protegerlas, junto con su familia. Dijo que como presidenta de la Comisión de Reglamentos, Tianguis, Rastro, Mercados, Áreas Comerciales y como participante en las de Equidad y Género, Seguridad Pública y Cultura, propuso varias iniciativas y sólo una fue aprobada.

Para Citlali Rodríguez cada regidor o regidora es responsable de las decisiones que toman y todos deben buscar el interés general, pensando que al hacerlo es ofrecer resultados a nombre del Cabildo y a favor de los habitantes del Municipio, sin importar las siglas o partidos que representen, porque lo que verdaderamente debe interesar es servir a la sociedad. Lamentó que la emergencia sanitaria limitó las actividades del cuerpo edilicio, al reunirse durante varios meses de manera virtual, sin embargo la obligación de cada uno fue hacer el máximo esfuerzo para sacar adelante el trabajo que tienen encomendado, para ello tiene que hacerse a un lado la procedencia política de cada quien y hacer un solo equipo.

Asimismo, mencionó que para la Ley de Egresos 2021 el Ayuntamiento destino 3 mil 700 millones de pesos (mdp), de los cuales 901 mdp fueron para servicios públicos, 832 mdp a seguridad pública y 100 mdp a comunicación social y publicidad, esto último “de cara a futuras posiciones políticas”. Al último lugar se envió al Instituto de la Mujer, al que no se le asignó ni siquiera el 1%, lo que hicieron fue hacer cambios de nombre de las unidades de atención a la mujer, pero sin que se les dotara de equipamiento para apoyar en el asunto de violencia de género, que se ha disparado en los últimos meses.

Temas espinosos en esta etapa ha sido el de las cuentas públicas y los proyectos relacionados con las autorizadas Asociaciones Público-Privadas (APP) en los rubros de parques fotovoltaicos y de cambio de luminarias del alumbrado público, mismos que han generado un ruido mediático y legal. Aseguró Citlali Rodríguez que el gobierno de la ciudad ha pagado en el presente año 132 millones de pesos para el parque fotovoltaico y 90 millones para las luminarias de alumbrado público, lo cual puede considerarse como deuda pública y que deberá liquidarse durante varios trienios.

Con lo anterior ambas regidoras echan por tierra los promocionales de que aquí todo ha sido color de rosa.

NO CONVENCE

Las cuentas alegres que presentó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para 2022 no concuerdan con la realidad, consideró el ingeniero Alberto Aldape Barios, director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial (CIDE), al calificar de “muy optimista” el proyecto de crecimiento de 4.1%. En los hechos reales fluctuará en 2.5%, por lo que sólo quedará esperar los ajustes que le haga al presupuesto el Congreso de la Unión. Consideró que la SHCP estima un 4.1% al incluir la ampliación de la base de contribuyentes al disminuir la carga tributaria para las personas físicas y morales, lo que en esencia debería de ser un atractivo para cumplir con los impuestos, pero habrá que revisar gradualmente este asunto a lo largo del año próximo. Es un hecho que Hacienda seguirá apretando a los grandes contribuyentes, mediante auditorías, al mismo tiempo Estados Unidos ya no aplicará los programas de este año, que en buena medida han beneficiado a la economía mexicana, sin embargo México volverá en 2022 a su realidad de un crecimiento mínimo, vaticinó.