El sector ganadero mantiene cautela con las primeras lluvias registradas en el estado, las cuales deben generalizarse para revertir los efectos de la sequía en su producción, indicó el presidente de la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz.
Las precipitaciones deben darse en todo el territorio estatal con el fin de que se pueda generar forrajes que frenen el sacrificio del hato ganadero, ante las complicaciones de sobrevivencia, enfatizó.
Expuso que la situación de falta de pastizales en el estado es tan severa que en este año ni siquiera se han registrado incendios forestales de pasto seco, como ocurría en años anteriores.
Explicó que la obtención de pastizales no se da de manera rápida porque se requieren lluvias constantes, lo cual implicará un periodo de meses para la recuperación de alimentos.
Franco Díaz señaló que la falta de agua en los bordos ha llegado al límite en zonas serranas de difícil acceso, como San José de Gracia, y Calvillo, donde los productores reportan que tienen agua disponible por tiempo limitado.
Explicó que la principal afectación por sacrificio de ganado se está dando en la producción de carne, ya que la producción lechera cuenta con la posibilidad de acceder a agua a través de pozos.
Los bordos de manera generalizada están casi secos, especialmente en la Sierra Fría, y si bien empiezan a revivir, si no repunta el temporal la única vía sigue siendo el rastro, a la espera de que se pueda regularizar el ciclo de lluvias.