Solo el 25% de la población hace pagos mediante servicios digitales

A pesar de que la tecnología es parte fundamental e ineludible de nuestras vidas, y de que las aplicaciones digitales son cada vez más útiles, solo una pequeña parte de la población mexicana las utiliza para realizar pagos. Esto resulta llamativo, ya que la facilidad que representa hacer transacciones sin necesidad de salir del hogar y en simples pasos, podría resultar suficiente motivación para dejar de lado completamente los métodos de pago tradicionales.

A pesar de esto, según informaron desde la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), apenas 1 de cada 4 mexicanos elige pagar mediante servicios digitales. Esta particularidad se da, según comenta Carlos Provencio, consejero delegado de la AMFE, por la poca educación financiera que reciben los ciudadanos. Sobre todo, la población más joven.

Algunos de los factores que motivan esta baja adopción de las nuevas tecnologías podrían ser la desconfianza, la falta de conocimiento sobre cómo utilizar las aplicaciones y el arraigo a los sistemas tradicionales. Muchas de las cuales, como vemos, podrían solucionarse únicamente a partir de fomentar la enseñanza en diversos sectores de la ciudadanía.

¿Cómo puede la educación financiera ayudar a los mexicanos?

El director de Asuntos Corporativos de Provident, Alejandro Martí Bolaños Cacho, creé que la educación financiera debe acompañar el desarrollo tecnológico. Ya que, en caso contrario, los ciudadanos no serán capaces de aprovechar completamente los beneficios que pueden traer las nuevas tecnologías a sus vidas.

En este sentido, Martí señaló que lograr una mayor inclusión financiera en toda la sociedad mexicana, no está relacionada con que exista más disponibilidad de servicios y tecnología. Sino que implica generar mejores condiciones que garanticen el acceso al conocimiento financiero para toda la población.

Uno de los casos más emblemáticos que ejemplifica a la perfección lo que estamos hablando, es el de los créditos bancarios. Cada vez existen más aplicaciones, bancos y empresas financieras que permiten a sus clientes obtener préstamos en línea seguros. Pudiendo disponer de dinero de forma fácil, desde una aplicación de teléfono móvil, y sin tener que realizar complicados trámites.

A pesar de la enorme comodidad que estas nuevas tecnologías ofrecen, muchas personas siguen eligiendo acercarse a sucursales bancarias o a financieras para gestionar un préstamo de forma presencial. Lo que implica perder tiempo en traslados, filas y papeleo.

Está claro que existe un déficit de educación que explica esta poca adopción de los servicios digitales. Es cada vez más necesario acercar al grueso de la población el conocimiento necesario para que pueda obtener beneficios de las nuevas tecnologías. Lo que, en definitiva, implicaría que más mexicanos tuvieran acceso a servicios financieros y comodidades, a los que hoy tal vez no alcanzan.