El Gobierno Federal dejó en ceros este año el apoyo para reformas estructurales en las universidades públicas; son tiempos difíciles, pero la Universidad Autónoma de Aguascalientes se mantiene sólida y también alerta para enfrentar escenarios inéditos.
Así lo señaló el presidente de la Asociación de Catedráticos e Investigadores de la UAA, Sergio Lucio Torales, al rendir el tercer informe de actividades de su segundo periodo en la representación sindical docente de la Máxima Casa de Estudios.
En ese sentido, reconoció la apertura y apoyo mostrado durante su gestión por parte de las autoridades universitarias con esfuerzos especiales para la consolidación del Fideicomiso de Pensiones y Jubilaciones.
“También, el posterior fortalecimiento con 50 millones de pesos provenientes de fondos propios, a fin de garantizar y beneficiar a cientos de docentes con una prestación que en otras circunstancias habría quedado en riesgo”.
Durante la asamblea efectuada en Ciudad Universitaria, Lucio Torales destacó que en seis años al frente de la ACIUAA, la institución convocó a concurso un total de 348 plazas que nutrieron el padrón docente.
Éste, pasó de 2 mil 109 maestros en 2013, a 2 mil 247 en 2019, en tanto que en el mismo término se concretó la jubilación de 192 profesores universitarios.
Respecto de las aportaciones federales para reformas estructurales dio cuenta que mientras que en 2014 sumaron 14.5 millones de pesos, al año siguiente bajaron a 14.2 mdp; en 2016 fueron 10.2 mdp, en 2017, alcanzaron los 7 millones y en 2018 fueron de 6 millones, pero en 2019, la cifra quedó en ceros.
“Si bien hay impacto, lo cierto es que la UAA mantiene sólido el fondo de pensiones para los trabajadores, de tal manera que la institución no cayó en situación de apremio como lamentablemente ha sucedido en otras entidades”.
Finalmente, en el marco de la asamblea que definió el Comité Electoral que habrá de llevar a cabo la elección de la nueva mesa directiva de ACIUAA para el próximo trienio, Lucio Torales resaltó la paz laboral, estabilidad institucional, defensa de derechos contractuales y respeto a la comunidad universitaria, entre otros, como aportación que deja su administración.