La Iglesia la Luz del Mundo realiza una campaña alimentaria en todo el mundo, incluido Aguascalientes para la entrega de despensas a familias y a los más necesitados ante la contingencia sanitaria del COVID-19, informó el pastor Rafael Pérez Villalobos, representante en la entidad.

En entrevista con El Heraldo, Pérez Villalobos dio a conocer que como parte de un plan de solidaridad ante la emergencia de salud mundial, su líder Naasón Joaquín García, instruyó a todos los miembros de la asociación religiosa, practicar la generosidad con los más necesitados, no solo de su comunidad sino también de aquellas familias que, aunque no profesen su fe, se encuentren pasando por situaciones adversas derivadas de las medidas de contingencia para enfrentar el coronavirus.

Señaló que de esta manera la Iglesia La Luz del Mundo se solidariza con los gobiernos del mundo en el trabajo que siempre han realizado al interior de esta comunidad religiosa en los diversos eventos ante emergencias locales, nacionales e internacionales, por lo que el Distrito IV, conformado por los estados de Aguascalientes, Zacatecas y la Zona de Jalisco 2, se unen a esta convocatoria, donde los más necesitados se mantendrán socorridos gracias a esta práctica religiosa en que han sido instruidos sus integrantes.

El pastor Rafael Pérez Villalobos reconoció que conforme avanzan las fases de esta contingencia, la situación para muchos hogares que van al día, se torna más difícil. “Nuestro director internacional nos ha instruido que, tomando las medidas sanitarias, cada integrante de esta Iglesia practique el ejemplo bíblico de Hechos 4:34 el cual afirma que en la iglesia primitiva no había ningún necesitado porque repartían a cada quien de acuerdo a su necesidad”.

Finalmente dijo que derivado de esta contingencia, la Iglesia La Luz del Mundo permanecerá con sus Casas de Oración cerradas, pero sus miembros oran desde sus hogares para que Dios bendiga a toda la comunidad de científicos, médicos, y personal de salud, a fin de que les dé fuerza, gracia y capacidad en estos tiempos de indispensable heroísmo, pero sin descuidar el hecho de que muchos hogares necesitan algo más que la oración.