Respetar la ley y aprovechar las oportunidades que la misma ofrece ya no es una garantía para un empresario de que su inversión tenga el fin que proyectó, porque el actual Gobierno Federal puede cambiar las reglas de manera arbitraria, lo que provoca la quiebra antes de abrir el negocio.

Para los que habitan en un país donde la legislación se respeta a rajatabla podría ser algo irreal, en que alguien lleve a cabo una inversión y de última hora la autoridad le anuncia que no le permitirán iniciar porque ha modificado las condiciones.

Es un problema que viven gasolineros de Aguascalientes, que tenían todo listo para comenzar a trabajar pero la Comisión Regulatoria de Energía de la Secretaría de Energía no otorga los permisos correspondientes, por consiguiente las instalaciones están ahí pero no producen, lo que frena cualquier intención que exista para operar, sea en la ciudad capital o en alguno de los municipios.

El presidente de la Asociación Hidroamegas, Ramón Lomas Torres, señaló que de 900 permisos en trámite la citada oficina sólo libertó 7, no obstante que todos cumplieron los requisitos, lo que no sólo desalienta la inversión sino que detiene la creación de empleos y que el público tenga lugares más cercanos para surtirse de los hidrocarburos.

El problema gravita en que perjudica no sólo a los que se dedican a la comercialización de gasolina y diesel sino a otros ramos del sistema productivo, que prefieren aplazar la apertura o ampliación de un negocio, ya que no saben en qué momento la Federación da un vuelco a las normas. En el caso particular de ellos aplican un capital para la adquisición del terreno, la construcción de las instalaciones y los lugares para el almacenamiento del combustible, además de espacio en que entran, salen y se desplazan los automotores, todo lo cual cuesta una cantidad muy importante, pero al no permitirles laboral es un capital ocioso y por ende se deprecia.

El directivo fue claro al citar que “las estaciones que están ya construidas están paradas y las que están por construirse y los proyectos que están en puerta, están por tomar la decisión de empezar a edificar o no. Es un poco complicado tener una inversión sin hacer nada, pues es un elefante blanco”.

Sostuvo que es un problema que se vive en varios puntos de la ciudad y del estado, por ejemplo está el caso de Canteras de San José, otra en avenida Independencia, una a la altura de Trojes de Alonso, asimismo en la avenida Aguascalientes Poniente, a la altura del Fraccionamiento del Valle; la de avenida Mariano Hidalgo que tiene más de dos años parada y en la de avenida Aguascalientes nororiente a la altura de la XIV Zona Militar con 3 años sin poder abrir.

Este sector, apuntó Ramón Lomas, tiene demasiadas inversiones paradas “por lo que no sabemos qué vaya a pasar. Todavía estamos con la incertidumbre de los permisos que no salen y el problema está en la Comisión Reguladora de Energía y la Secretaría de Energía, además de gran cantidad de trámites que tenemos que hacer los que construimos gasolineras”.

Otro asunto que también les inquieta es la contrarreforma energética que promueve el presidente de la República, porque aún cuando su debate y posible dictamen en el Congreso de la Unión fue diferido hasta el próximo año, preocupa al sector de los hidrocarburos, ya que de llegar a aprobarse en los términos que lo envió el mandatario va a desincentivar las inversiones extranjeras, en función que el 30% de la energía proviene de fuentes alternativas, como la eólica y solar.

Lomas Torres consideró que las empresas paraestatales, como Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, carecen de la suficiente capacidad para satisfacer las necesidades del país, por lo tanto “si ahuyentan las inversiones que hay de las empresas privadas podría haber serios problemas y no quiero decir que el país pueda tronar, pero es peligroso” lo que hace la Federación, concluyó.

DISTINTA VISIÓN

Con todo derecho varios empresarios sancionados por la “guardia sanitaria” recurrieron al Tribunal de lo Contencioso, en demanda que se anule las multas al considerar que es desigual la forma de proceder de esos individuos, que a unos castigan por nimiedades y con otros son tan magnánimos que los dejan violar las disposiciones.

Para el titular de ese programa se imponen correctivos “por no respetar el control de aforo en eventos deportivos y artísticos”, sin embargo regulación sanitaria ha sido omisa y se cubre los ojos cuando se trata de programas oficiales, fue el caso de la Feria de las Calaveras donde la muchedumbre no respetó la sana distancia y una parte no llevaba el cubrebocas. En los últimos juegos del beisbol profesional fue visible el lleno y lo mismo sucedió en la inauguración del actual Campeonato Nacional Charro.

Como dicen, lo que no es parejo es chipotudo, por lo que si se habla de aforos tiene que medirse con la misma vara, no que para unos sí es válido y en otros “me hago que no veo”, actitud que puede interpretarse que se debe a otras cuestiones.

Mientras al Club Necaxa y a los concesionarios del Palenque se les impuso multas por 40,000 y 80,000 pesos respectivamente, los espectáculos referidos no quedaron incluidos en las visitas “aleatorias” que el octavo asegura se hace a cualquier lugar, a su vez corridas y novilladas que han tenido lugar en la plaza de toros ha habido llenos, pero los “guardias sanitarios” sostienen que es una imagen errónea porque los asistentes estaban espaciados, por consiguiente la empresa cumplió las indicaciones.

Ojalá que los magistrados revisen detenidamente cada fotografía o video de quienes presuntamente no cumplieron y los que se afirma sí lo hicieron y en base en ello emitan el fallo, que si hay apego estricto a la verdad se revocarán las penalidades pecuniarias, ya que no se puede ocultar lo que fue visible para el ciudadano común.

Está claro que sin excepción alguna todo mundo está obligado a vigilar que se acaten las normas de salud, porque en ello va de por medio que no exista un rebrote endémico, pero no puede haber distinciones como a todas luces las hay y es lo que ha llevado a que los castigados presenten la demanda de anulación.

Las revisiones tienen que ser sin distingo y no que aquí “el jefe está presente y no intervengo”, o que la organización es de alto nivel y se deja pasar las anomalías, mientras que acá hay dureza para demostrar una efectividad que está lejos de serlo, cuando la realidad es que hay selectividad a la hora de actuar.

ESTÁN EN JAUJA

Ya era tiempo que vivieran un momento de placidez los propietarios y encargados de estacionamientos, que en los 20 meses que duró la pandemia fue uno de los grupos económicos más afectados, al haber una reducción en el movimiento vehicular. Lo que vino a mejorar sus ingresos fue el Festival de las Calaveras, al tener una demanda importante los 140 aparcamientos que hay en el primer cuadro de la ciudad, al registrar aforos hasta del 100% en los cuatro días que duró el festejo. Afirmó el presidente de la Asociación de Estacionamientos Independientes, Mauricio López Muñoz, que se mantuvieron las tarifas de 15, 14 y 12 pesos la hora que proceden desde 2018, evitando aplicar las que están autorizadas para el presente año de 18, 15 y 13 pesos como una contribución a la economía familiar. Acordaron hacerlo así para recuperar la clientela y confían que siga prefiriéndolos ahora con la campaña del Buen Fin y durante las festividades decembrinas. Consideró que ojalá el Gobierno del Estado y el Ayuntamiento tengan en cuenta que hacer eventos en el corazón de la ciudad significa un apoyo muy importante para los negocios de todo tipo que están en esta área, como quedó demostrado en el reciente Festival. Se pueden hacer conciertos o actos masivos en la plaza de armas y ferias comerciales en las calles aledañas, con lo que atraen la asistencia de miles de personas, que en su caso dejan una importante derrama. Otro punto igual de importante es que pese al número elevado de vehículos que quedaron a resguardo, en las cuatro fechas no hubo protesta alguna de los propietarios, lo que deja constancia del profesionalismo con que actúan y se convierte en su mejor carta de presentación para lo que está por venir.